El arte del vino y la orfebrería unidos por la cultura

Con un encuentro en sus viñedos de Palmilla, Valle de Colchagua, Viña Maquis premió a las ganadoras del concurso Las joyas de Maquis, colección que inspira. Acción que junto a Arte Originario convocó a ocho orfebres contemporáneas a inspirarse en la colección de joyas que están representadas en las etiquetas de sus vinos.

Las artistas invitadas fueron: Mónica Pérez, Chantal Bernsau, Vania Ruiz, Ilonka Palocz, Gabriela Harsanyi, Liliana Ojeda, Valeria Martínez y Clarisa Menteguiaga.

La ganadora del concurso fue Valeria Martínez con una obra inspirada en la flor del canelo, mientras que el segundo lugar fue compartido por las orfebres Clarisa Menteguiaga y Liliana Ojeda, con un manto alado y un tupu de cerámica, respectivamente.

Basada en la joya Quitra Rayen, pipa de plata del pueblo Mapuche, la obra ganadora se titula Renacer. Fabricada con la técnica de la filigrana, los materiales usados fueron el cobre y shibuichi, aleación japonesa de plata, cobre y oro.

Custodia es el nombre de la obra de Liliana Ojeda, un punzón acucha creado en cerámica y cobre que está inspirado en las joyas Quitra Mur Culluca y Quitra Rayen. “En esta pieza las aves están cacareando sobre un huevo, sonido que se asocia a la generación inagotable de vida”, explica Liliana. Clarisa Menteguiaga tituló su obra Egagrólipa, grandes alas hechas en cobre y textil que representan la protección pero que, como dice la artista, también pueden inmovilizar y llegar a  ser nuestra propia cárcel.

“Nuestra viña está establecida en un lugar único, asociado a la producción de vinos desde el siglo XVIII, que destaca por tener características de Terroir muy especiales debido a su ubicación entre dos ríos. Desde nuestros inicios hemos querido no solo producir vinos auténticos y de calidad, sino también vincular nuestra viña a proyectos relativos al arte, la cultura y la sustentabilidad. Las joyas de Maquis, colección que inspira es un ejemplo de lo anterior y busca homenajear a la orfebrería chilena contemporánea. Esperamos que sea una experiencia que todos recordemos”, explica Ricardo Rivadeneira, director ejecutivo de Maquis.

La exposición estará abierta al público durante todo el mes de octubre en la viña y la entrada es gratuita.

Viña Maquis es una de las bodegas más antiguas de la zona. Su estratégica ubicación entre el río Tinguiririca y el estero Chimbarongo la hacen el secreto mejor guardado del Valle de Colchagua, con vinos de gran intensidad aromática, frescura, vibrantes en paladar y con menos graduación alcohólica.