Simona Castro, una deportista chilena de excelencia

La historia de Simona (1989), actual clasificada para Tokio 2020, en la disciplina de gimnasia artística, parte a sus 6 de edad. Una niña aplicada y muy inquieta, tenía tanta energía que su madre buscó una actividad que la ayudara a ordenara al torbellino. Partío con gimnasia tres veces a la semana después del colegio y aunque experimentó en otros deportes, Simona prefirió  la gimnasia. Este fue el inicio de Simona Castro, una deportista chilena de excelencia…

«Que nada ni nadie las detenga. Crean en sus sueños y pongan fe y pasión en sus metas. Por muy difícil que sea tu sueño, el trabajo y el esfuerzo siempre valdrán la pena. El deporte no es sólo talento… si sabes explotar tus fortalezas y refuerzas tus debilidades, te sorprenderás de lo lejos que puedes llegar…», comparte inspirada Simona Castro, 1º mujer de Chile que clasificó para los Juegos Olímpicos, una deportista que nunca ha dejado de cumplir sus sueños.


El desarrollo deportivo de una campeona

El primer acercamiento de Simona con el deporte fue recreativo: «iba a jugar, saltar y darme vueltas. Era poco flexible, descoordinada, además muy revoltosa en el gimnasio. Comencé a competir desde pequeña pero no me lo tomé realmente en serio hasta que obtuve mi primera medalla sudamericana infantil a los 12 años. Fue a los 13 que me dediqué de lleno a la gimnasia, dando exámenes libres en enseñanza media para poder entrenar más horas», cuenta la deportista.

A los 18 años Simona postuló a una beca deportiva para estudiar en EEUU. En esta etapa la gimnasia era como un trabajo en el que debía rendir deportivamente y al mismo tiempo que estudiaba, tenía que debía mantener  buenas notas para poder competir y representar a la universidad en las ligas universitarias. «Fue un trabajo duro y gratificaste», dice Simona Castro, quien agrega: «Aprendí demasiadas cosas, fundamentalmente el significado de un equipo, trabajar por una meta común. En este tiempo visualice lo que quería ser como mujer y como gimnasta. Clasifiqué a mis primeros Juegos Olímpicos mientras estudiaba, competía por la universidad y representaba a mi país a nivel internacional. Incorporé que uno puede tener muchas metas y desempeñarse bien en ellas siempre y cuando seas una persona organizada, consecuente y responsable. Volví a Chile luego de la universidad para darme otra oportunidad de clasificar a otros Juegos Olímpicos, consiguiéndolo en 2016 con la  clasificación a Río. Desde Río en adelante decidí qué tan lejos quería llegar y cómo hacerlo, así que Tokio comenzó a ser el nuevo reto»

Ya hablando de Tokio, la deportista nos comenta en detalle sus entrenamiento: «Empiezo temprano por las mañanas con trabajo de reforzamiento kinésico de 8:00 – 9:00 am; luego empiezo con cardio, flexibilidad y preparación física, para terminar la jornada de la mañana con entrenamiento técnico en uno de los 4 aparatos de la gimnasia femenina. La jornada de la tarde arranca con un poco de flexibilidad y luego trabajo técnico en los otros 3 aparatos, esto varía según el día y si trabajamos rutinas o elementos aislados. Busco la final Olímpica y estoy trabajando para ello.»

Simona a diario cumple con dos jornadas en un total de 5-6 hrs diarias. Cuida sus horas de descanso y recuperación, duerme siempre al menos 8 horas, además de una siesta corta por la tarde; y de vez en cuando, tina de hielo post entrenamientos. No tiene una dieta en estricta, pero priorizacomer sano, balanceado, y  sobre todo, comida casera. En cuanto a la  suplementos consume productos Aquasolar, que son de origen natural y orgánico para complementar, además de otras vitaminas y minerales para reforzar su sistema inmune y su recuperación.

Accesorios para optimizar organización y rendimiento

Ser deportista de alto rendimiento requiere de mucho tiempo y organización por lo que tener tecnologías que ayuden a optimizar el tiempo lo hace más fácil: «Soy un poco Dory para mis cosas así que si no fuera por mi iPhone11 no sé qué sería de mí… tengo mi todo en el teléfono. Manejo mis reuniones, horas al quiropráctico, evaluaciones, además de alarmas y recordatorios. Además grabo mis entrenamientos y rutinas para analizar gestos técnicos, y hasta edito mi propia música para mi rutina desde mi teléfono. También me ayudo sincronizando con el reloj, desde el  Apple Watch Series 5 registro mis horas y calidad de sueño, gasto energético durante entrenamientos, hasta los ratos de meditación que tengo durante el día  -que los apoyo con los Air Pods Pro para quedar 0% desconectada-. Con los Air Pods  también entreno con mis rutinas coreográficas de suelo y las de preparación física full motivada con música, sin la necesidad de estar preocupada por mi teléfono. A estas alturas la tecnología es una parte esencial en mi diario vivir como deportista de alto rendimiento ya que me ayuda a mantener organizadas todas las tareas y deberes».

 El sentir y los deseos de Simona frente al deporte nacional

«Me gustaría que el concepto de ‘ir a ver deporte’ llegase a ser realmente un panorama de fin de semana y que se expanda a lo largo de todas las disciplinas; que a la larga este incentivo de deporte ayude a mejorar los índices de obesidad y la salud en general en Chile», reflexiona la deportista, agregando además que hay muchas otras cosa pendientes a nivel país: «debería existir  un sistemas de formación de talentos, además de mejoras en la formación de profesionales a cargo del desarrollo de estos deportistas. Es necesario inversión en infraestructura en las zonas más australes, además de programas de captación de talentos en áreas en las cuales la infraestructura ya esta OK. En términos económicos y financieros, se necesitan organismos que supervisen el trabajo actual de las actuales entidades con el finde asegurar el correcto funcionento, dichas entidades  a la larga debieran se organismos autosustentable… soy partidaria de que el deporte no solo dependa del estado»