El arribo de la Primavera representa una severa amenaza para las personas con problemas de alergia. En muchos casos llega a ser insostenible, siendo indispensable recurrir al médico y consumir medicamentos. Preocupado por este tema, el investigador del Centro Tecnológico del Álamo de la Universidad de Talca, Ricardo Baettig, se interesó en averiguar cuál es el mes con mayor riesgo. Según el académico, los períodos en que regularmente se presentan fuertes cargas polínicas son septiembre y octubre, debido a los árboles de carácter ornamental que polinizan en este tiempo, como el plátano oriental y arce. Sin embargo, este año no serán los meses más problemáticos para los alérgicos; ese lugar lo ocupará noviembre.

Durante el penúltimo mes del año es cuando va disminuyendo la intensidad del polen producido por los mencionados árboles, pero aumenta otro tipo, como las gramíneas (pasto), presentes en áreas verdes, sitios eriazos y otros con origen fuera de la ciudad, que tienen su peak. “Tanto las gramíneas como el olivo afectan a una mayor cantidad de pacientes inmunosensibles, siendo este último la primera causa de alergias en países como España”, señaló Baettig.

Su investigación también arrojó que en diciembre habrá actividad polínica de importancia, ligada al pasto y residuos del olivo, pero ya bajando su intensidad.

Por otra parte, algunos estudios vinculan el nivel de alergenicidad de los pólenes con la contaminación presente en el aire, potenciándolos aún más, lo que traería problemas mayores a ciudades con altos niveles de polución, como Santiago. “Incluso se ha demostrado que cada año existen más pacientes alérgicos a los pólenes presentes en invierno, considerando que en estos meses la carga de polen es baja y casi inofensiva, pero alta en contaminación”, explicó Ricardo Baettig.

Tratamiento

El director de la Escuela de Medicina de la Universidad de Talca, Carlos Cruzat, señaló que para un buen manejo de las alergias, primero se deben averiguar los antecedentes familiares y consultar a un especialista para saber qué alergeno desencadena este problema de salud, por ejemplo: pólenes, polvo, alimentos, etcétera.

Sobre el tratamiento a seguir, Cruzat recomienda en primera instancia evitar la exposición a los agentes desencadenantes de alergia y siempre consultar a un especialista, antes de automedicarse. “Estos fármacos contra la alergia pueden tener serias consecuencias colaterales en la salud de los afectados”.

Otras medidas simples e inocuas, que se pueden tomar mientras se consulta a un especialista, son el uso de mascarillas, filtros nasales, purificadores de aire, cremas dilatadoras de las vías respiratorias y limpieza nasal con suero salino.

Fuente: UTALCA