Altamira rescata la tradición cervecera

Cuatro años de existencia cumplió el 28 de noviembre Altamira. Casa Altamira rescata la tradición cervecera; es una productora artesanal que elabora este brebaje siguiendo recetas de antaño. El recinto también es un museo que exhibe la historia en sus muros y mobiliario; es un restorán que ofrece maridaje de cerveza con múltiples platos y es un espacio integrado al circuito turístico de Valparaíso, donde particulares y empresas pueden contratar tours por la zona.

Este emprendimiento surgió como resultado del espíritu coleccionista de su dueño Sergio Morán, quien partió juntando etiquetas y otros objetos antiguos. Más tarde este interés lo llevó a hacer cerveza en su casa y descubrir que había un mundo muy atractivo en torno a este producto. Investigando descubrió que la primera cerveza en Chile la fundó el irlandés Andrés Blest, en Valparaíso en 1825, a pasos de la Plaza Aníbal Pinto. Luego empezó a buscar un lugar que tuviera conectividad y que por su arquitectura representara la historia porteña… finalmente se instaló a los pies del ascensor Reina Victoria, en el barrio más turístico de esta ciudad.

Quienes visitan el lugar no sólo pueden degustar distintas variedades de cerveza, sino que conocer el proceso de elaboración, que respeta la más antigua tradición del rubro. La elaboración incluye estanques de acero, similares a los originales. La cerveza se prepara de la cebada, más lúpulo que le da el amargor característico.

Altamira ofrece ocho tipos de cerveza, desde las rubias hasta las negras y fuertes, el nivel de tostado del grano es el que le da su color a cada variedad. El maestro cervecero elabora cervezas con whisky, vino, bergamota y frutas. Todas se preparan en el mismo restorán en barricas de metal, y se sirven directamente en la barra. Cabe destacar que al menos dos de sus variedades han sido distinguidas por su calidad: Altamira Pale Ale y Amber Ale.

Gracias a la mano experta del barman también se han creado cócteles con cerveza. El más solicitado es el mojito mestizo que contiene cerveza rubia, albahaca, limón y maracuyá. Otra versión es la caipiriña con jugo de arándano, cerveza rubia, limón de pica y azúcar flor. Este último ha tenido bastante éxito entre las mujeres, según cuenta el propio barman. Y pensando en las necesidades especiales de algunos clientes la carta ofrece cervezas de trigo y sin gluten.

Cuando visites por primera vez esta casa cervecera te sugerimos comprar un set de degustación con 3, 4 o 5 vasos de 120 cc para probar las variedades y elegir con cuál shop te quedas.  Además, si te gustó mucho algún sabor, puedes llevar una botella a casa, la que es envasada en el mismo momento mediante un growler station. Este dispensador es único en la región y muy escaso en Chile; su mayor virtud es que rellena los botellones de cerveza asegurando la pureza del sabor y manteniendo su frescura. Fuera de este local sólo encontrarás Altamira ya envasada en Falabella Gourmet, Coquinaria y en algunos restoranes de Valparaíso y Viña.

En cuanto a maridaje, en Casa Cervecera Altamira encontrarás diversidad de propuestas como: pizzas, hamburguesas, chorrillanas clásicas del puerto, crudos, ceviches, tortillas de papas, quesadillas y tablas. Los martes, miércoles, jueves y sábado, a las 20:30 horas, podrás disfrutar de jazz en vivo.

Fotos: Pedro Moya

Facebook Comments