El amor NO engorda

¿Es cierto que el amor provoca un aumento de peso? La respuesta es: el amor NO engorda, son nuestros malos hábitos, el sedentarismo  y  “regalonearnos” con comida poco saludable lo que suma kilos… kilos que muchas veces se transforman en “peso” para la relación y para quien ya no es tan feliz cuando se mira al espejo…

La revista especializada Social Science & Medicine, por ejemplo, mostró que mientras miles de parejas casadas en nueve países europeos comen significativamente más saludable, también tienen un IMC más alto, y los hombres casados hacen menos ejercicio que sus contrapartes solteros. Otro estudio de la Southern Methodist University concluyó que la satisfacción conyugal se correlacionó con el aumento de peso. Después de seguir a 169 recién casados durante cuatro años de matrimonio, los investigadores descubrieron que las parejas más felices tienden a ser más pesadas también.

Las trampas psicológicas de estar emparejado

Según Marisa T. Cohen, profesora asistente de psicología en St. Francis College y cofundadora del Self-Awareness and Bonding Lab podría haber varias razones psicológicas para el aumento de peso cuando se está en pareja. “Si se siente cómodo en su relación, es posible que le preocupe menos su apariencia externa. Existe la idea de que, si eres soltero y buscas atraer un compañero, comer bien y hacer ejercicio te permite mantenerte saludable y en tu peso, para dar lo mejor de ti en el mundo de las citas”.

¿Cómo nos influenciamos en pareja y cómo nos afectan las rutinas?

Sí, los hábitos de uno pueden afectar a la pareja. Si uno de los dos gusta de caminar o cocinar de forma saludable todas las noches, puede estimular en su pareja los mismos comportamientos. El poder del amor funciona para bien o para mal: alguien poco saludable podría convencer a su pareja para que ordene el postre y también se salte el gimnasio.

También existe la necesidad de acomodar dos horarios en lugar de uno. “No solo cuentas por tus necesidades individuales”, dice Cohen, “tienes que tener en cuenta a la otra persona, por lo que ir a un gimnasio antes o después del trabajo puede no ser ideal si quieres pasar tiempo de calidad con tu cónyuge o la familia”.

Al pasar a ser un “nosotros”, también se adoptan otras obligaciones y cambios de vida que el soltero no tiene que enfrentar. “Por ejemplo, aquellos con una vida social más activa, parejas con muchos amigos, probablemente coman más”, dice Cohen. “Comer fuera, especialmente en grupo, a menudo implica ingerir más alimentos calóricos y no saludables, salsas, sal, etc. También tendemos a comer más en situaciones sociales, como ordenar aperitivos o algunas rondas de bebidas”.

Además,  “Si una pareja tiene hijos, es posible que tengan menos tiempo para dedicarse al ejercicio. En el caso de que corran de una actividad a otra, también pueden optar por la comida rápida en lugar de sentarse a degustar una comida casera”, explica la docente.

Hay que equilibrar la balanza en pareja y no sumarle kilos al amor 

“Para enfocarse en la salud y la forma física general, es importante que ambas personas estén en sintonía con la importancia que asignan al ejercicio y a la alimentación”, dice Cohen. “Establecer metas claras, en las que puedan trabajar en conjunto ahora y en el futuro. Si tienen un objetivo por el cual trabajar, eso ayudará a mantenerse en el buen camino”.

Si deseas perder peso o mantenerte en el que estás, es posible que debas ser más consciente de tus hábitos de salud y hablar sobre esos objetivos con tu pareja. Tal vez quieras perder 5 kilos, correr un maratón; poner esos grandes objetivos en el mapa, y también agregar pequeños objetivos para llegar a ellos, dice Cohen. Tal vez entrenarás cuatro veces por semana o cenarás una vez a la semana. Como un “nosotros”, tu pareja debe conocer todos sus puntos de referencia.

La clave es el trabajo en equipo,¡trabajar juntos! y motivarse mutuamente”. Hay que potenciarse en hábitos sanos de manera lúdica, tomar una clase de gimnasia juntos, ir de excursión,  incluso tomar clases de cocina saludable  o simplemente salir a caminar… Hoy existen dispositivos que ayudan en el logro de objetivos y son una real motivación para lograr una vida más sana. Fitbit es un buen ejemplo, porque es simple de usar y tiene aplicaciones que incluso permiten retos grupales, con lo cual mantenerse en forma puede convertirse en una entretención en pareja.

La lucha contra los kilos se debe enfrentar como una “sociedad” (la conyugal), que el amor no nos engorde… la invitación es que el amor sea la principal motivación para cuidarnos, estar sanos y lucir bien por mucho tiempo junto a “nuestro ser amado”.

 

Facebook Comments