Ascender el Aconcagua con un doble transplante de pulmón

Constanza Denham hoy es un personaje público por su gran historia y tesón, la periodista de 30 años, después de haber sido prioridad nacional, está cada vez más cerca de concretar un gran proyecto: Ascender el Aconcagua con un doble transplante de pulmón, lo que puede sonar a una locura considerando que solo han pasado un año y dos meses desde la intervención… pero lo que surgió de la buena energía en su proceso de recuperación, fue tomando forma gracias al ímpetu y fortaleza de Constanza. Ella decidió que las acciones son la mejor manera de educar, sensibilizar y motivar a nuestro país respecto de la importancia de la Donación de órganos… así nace BiBrave y este próximo gran desafío.

La historia de Coni es de lucha y fortaleza… inicia a sus tres meses de edad cuando le diagnosticaron Fibrosis Quística, condición genética que afecta principalmente a los pulmones, hígado y páncreas. Después de un largo camino recorrido, toda su vida, Constanza Denham fue transplantada y desde ese momento sus ritmos y propósitos han ido tomando nuevas rutas, que la han motivado a difundir la necesidad de la Donación de Órganos en nuestro país.

Así es como Constanza hoy se encuentra preparando para ser la primera mujer trasplantada bipulmonar en llegar a la cima del Aconcagua, la más desafiante de América, con siete mil metros de altura. La joven junto a un grupo de amigos y familiares está en proceso de entrenamiento para alcanzar esta histórica meta.

Ver video

Hay que sensibilizar y dar visibilidad a la crisis que vivimos hoy por falta de donantes…

“Me mantuve varios meses bien hasta que el 2017 me comenzaron a dar episodios de ahogo muy grandes, que me venían sin aviso y era muy angustiante… la verdad es que no me di cuenta cuando llegué a ser prioridad nacional. Durante mi última crisis ya llevaba tres días con antibióticos y de un momento a otro empeoré. En la clínica no querían entubarme (ventilador mecánico), porque a la mayoría de los pacientes les cuesta mucho salir de ahí -se debilitan y casi siempre es como una sentencia de muerte-, pero en ese momento mi agotamiento era tan grande que accedí y estuve como dos días entubada. En mi interior siempre supe que todo iba a salir bien, jamas dejé de confiar, desde el día en que me inscribieron en la lista nacional de espera para trasplantes… era algo que había esperado y soñado tanto; me sentí tranquila y esperanzada, las cosas se estaban dando y por alguna razón tenía certeza de que pronto llegarían mis ‘pulmones galácticos’ ”, relata Constanza Denham

¿Una vez transplantada cómo fue cambiando tu vida y cuáles eran tus pensamientos?

Cambió mi vida 100%, ni en el mejor de los sueños dimensioné lo que sería tener pulmones sanos, que funcionaran bien y con toda su capacidad. Desde que nací luché por respirar, sometiéndome a terapias diarias, millones de medicamentos, consultas médicas, kinesioterapia, y un ‘laaaaargo’ etcétera. Los últimos años fueron muy difíciles, no podía moverme, mi frecuencia cardíaca subía a 140 cuando caminaba de mi pieza al baño y no podía subir escaleras, vivía en un agotamiento muy intenso.

Siempre digo que hay una filosofía que me salvó la vida y se resume en una frase: “Lo que crees, creas…”. Desperté cada mañana convencida de que era una bendición despertar, independiente de las circunstancias en las que vivía, con dolor físico, con limitaciones… con un cuerpo que no funcionaba y pastillas que no tenían el efecto esperado. Uno elige ser feliz independiente de sus circunstancias, yo elegí eso y estoy segura que actuar así provocó el milagro de recibir mis ‘pulmones galácticos’.

Mis pilares fundamentales siempre han sido mi núcleo familiar y mis mejores amigas. Tengo un círculo de afectos increíble, que también se ha unido mucho por el tema de mi enfermedad y lo que pasó ahora con el trasplante… eso ha sido maravilloso y es fantástico contar con tanto amor por todos lados. Francamente es eso lo que me mantuvo firme, me aferré a esas personas y en los peores momentos de ahogo, cuando mis pulmones no daban más, tuve fuerza gracias a ellos y mis ganas de vivir, de recuperar mi vida.

El desafío del Aconcagua

¿Cómo surge la idea del ascenso a la cumbre del Aconcagua?

Esto nace de un trekking que hicimos en familia durante unas vacaciones en Pucón. Fue la primera vez que me enfrentaba a algo más difícil, porque había subido pequeños cerros en Santiago, pero este ascenso a los cráteres del volcán requería más de mí y de mi cuerpo. Lo hice sin problemas y eso marcó un hito, ya que me di cuenta que mi cuerpo funcionaba bien, que podía volver a confiar en él.

¿Qué es BiBrave?

Poco a poco fuimos pensando en desarrollar un proyecto que pudiera ayudar a las personas que estaban esperando un órgano, así nace BiBrave. Yo estuve tres años en lista de espera y muchas de las personas que conocí murieron esperando, nunca les llegó la oportunidad que necesitaban para seguir viviendo. Bibrave es una plataforma que rescata a los héroes nacionales y plantea un desafío en pro de una causa transversal. Nuestra primera causa es la donación de órganos y subiremos el monte Aconcagua para poner esta problemática nacional en lo más alto de América.

Aquí la heroína no soy yo, es el donante y por eso vamos a hacer un memorial a los donantes en lo más alto. Cada miembro de la expedición, que son 10 personas, llevará “simbólicamente” a una persona que donó sus órganos.

¿Cómo estás entrenando para responder en el ascenso a la cumbre?

Mi entrenamiento consiste en perfeccionar el cardio y fortalecer musculatura. Tenemos una rutina para ir generando los cambios que necesitamos y también incluimos trekking semanales a distintos cerros de Santiago. Dentro de la preparación también estamos tomando una suplementación especial, basada principalmente en proteínas y todo lo que necesitamos para tener energía, un cuerpo que se encuentra mejorando día a día en potencia, velocidad y resistencia.

En esta rutina necesité de un aparato que me ayudará a estar siempre controlada, mi apoyo ha sido el  Apple Watch, una herramienta clave ya que además de indicarme la distancia recorrida, velocidad, altura y tiempo; me permite chequear en tiempo real que mi cuerpo funciona bien durante el ejercicio. Como estuve tres años en lista de espera, en un principio no toleraba ningún esfuerzo físico y casi moría del ahogo cada vez que me enfrentaba a una escalera. Hoy he llegado a los 4 mil metros, siempre teniendo en mi muñeca el dispositivo que me indica que mi esfuerzo es saludable y que mi cuerpo es capaz de mucho, porque los índices así lo demuestran. Ha sido muy importante para mí ver y comprobar en cada momento el comportamiento de mi corazón y confiar.

¿Qué mensaje compartes para estimular la donación de órganos?

Lo que siempre comento en mis charlas o cuando me hacen preguntas: que una persona tiene mayor probabilidad de necesitar un órgano que de poder donarlo. Me gusta también contar que existe algo que se llama “la economía del bien común” y que podemos lograr grandes cosas si nos ayudamos unos a otros. Por ejemplo, si yo donara mis órganos, podría salvar a 8 personas y ayudar a 50 (considerando piel, huesos y cartílagos). Todos tenemos la oportunidad de convertirnos en el héroe de alguien, de dar amor en el último minuto de nuestras vidas y dejar huella en otra persona. Creo que no hay nada más lindo que tener esa suerte, poder regalar vida cuando uno se está despidiendo de este mundo.

¿Cómo se puede sensibilizar a la comunidad respecto a la donación de órganos?

No me gusta cuando se habla del trasplante o de alguien que necesita un órgano desde la pena, es como disminuir lo que vive una persona todos los días, su lucha, su fuerza, su valentía. Creo que con acciones que tengan gran impacto (como lo es subir el Aconcagua) podemos sensibilizar y darle visibilidad a la crisis que vivimos hoy en el país por la falta de donantes.

En Bibrave estamos convencidos de que la educación es el camino que provocará los cambios, eso es lo que necesitamos como sociedad, por eso nuestro proyecto considera una serie de eventos y charlas informativas en colegios, universidades y diversas instituciones…

“Lo que crees, creas…” Constanza Denham ascenderá con un grupo cercano: su hermano, su pololo y su mejor amiga; además hay entrenadores calificados y algunos rostros destacados. Ya están recorriendo 14 destinos de Chile, que forman parte de la preparación para llegar al desafío mayor, Nicolás García Huidobro (sobrino de Cristián García Huidobro, quien quien formó parte de la primera expedición chilena en llegar al Monte Everest hace más de 20 años) es quien los está guiando. El proyecto se ha estado filmando con equipos iPhone X, con el fin de registrar en tiempo real todos los detalles del proceso, desde la de preparación hasta culminar con el ascenso y llegada a la cumbre en febrero de 2019. Además, el equipo Bibrave también ha estado grabando para realizar un documental que permita compartir más detalles de la hazaña /  Facebook Twitter @bibravers 

 

 

Facebook Comments