Azoospermia, infertilidad masculina

Hasta hace algunos años, los pacientes masculinos que presentaban azoospermia, infertilidad masculina -no hay espermatozoides en el eyaculado-, tenían opciones casi nulas de ser padres biologicamente. Gracias a los avances de la medicina reproductiva, hoy existe una esperanza con la técnica Micro-TESE, ofrecida por IVI Santiago, que consiste en realizar una biopsia testicular mediante amplificación visual microscópica (microscopio quirúrgico), para así poder identificar las zonas del testículo donde con mayor seguridad se encontrarán espermatozoides. “La calidad en los protocolos médicos, nuestros avanzados laboratorios con tecnología de vanguardia y nuestros profesionales altamente calificados permiten ofrecer esta innovadora técnica que devuelve a las parejas la esperanza de ser padres”, comenta el doctor Carlos Troncoso, Director de IVI.

La técnica Micro-TESE es más precisa que una biopsia común, lo cual minimiza el riesgo de extraer mucho tejido testicular. “Gracias al microscopio quirúrgico se amplifica la visión y se pueden ver con precisión los túbulos del testículo, para seleccionar cuáles se van a tomar. Micro-TESE es la alternativa a las biopsias abiertas aleatorizadas y más comunes. Permite minimizar el daño testicular frente a una biopsia abierta, y ser más selectivo en la toma de muestras”, ha destacado el doctor Troncoso.

Esta técnica es empleada desde hace varios años por las clínicas de reproducción asistida IVI en sus centros de Madrid y Valencia, consiguiendo recuperar espermatozoides en los pacientes e incluso consiguiendo embarazos mediante Fertilización In Vitro de forma posterior. “Las tasas de éxito de este procedimiento en IVI demuestran que tenemos la tecnología que se requiere para dar esperanza a quienes buscan ser padres”, concluyó Troncoso.

Facebook Comments