Cena Navideña con buen look

La cena navideña no tiene por qué estresarnos, así nos dice el periodista y crítico gastronómico Daniel Greve, quien propone simplificar las preparaciones, logrando platos atractivos, equilibrados de sabor y sobre todo, una propuesta que denota dedicación. Y, como ya hace un tiempo parte del ritual de sentarnos a la mesa es fotografiar los platos para compartirlos en redes sociales, en esta oportunidad nos permitimos un entretenido juego culinario, que implicaba el desafío de preparar una Cena Navideña con buen look. La fuimos registrando paso a paso con un iphone8plus, el resultado fue impactante, de calidad editorial; solo nos faltó agregar el aroma embriagador a las imágenes…

Lo mejor de todo, Daniel Greves nos compartió excelentes consejos para lograr preparaciones simples, muy ricas, perfectas para que los invitados queden felices. Así que, manos a la obra:

TAPAS / Trucha en llamas con dúo de rábano sobre cracker de carbón. Prepara una salsa Greve con 2 partes de mayonesa blanca, 1 parte de mostaza Dijon, 1 parte de pasta horseraddish y ralladura de naranja –muy fina– a gusto. Úntala sobre una galleta Bocanboca de carbón activo. Toma una trucha –ideal el loin de Aquachile–, haz cortes a ¾ –sin llegar hasta el final– en diagonal y contra la veta, para que no se desarme. Con un soplete quema la primera capa por arriba y los costados. Termina de cortar y monta un bocado sobre la galleta con la salsa. Agrega sal ahumada. Con una mandolina corta láminas finísimas –casi transparentes– de rábano fresco y ponlo sobre el bocado de trucha. Termina con una flor comestible pequeña, idealmente de rúcula, o un brote.

Trucha en llamas

FONDO / Ensalada tibia de fussili, verdes y mozzarella fresca. Cuece medio kilo de pasta fussili apenas un minuto después que al dente (unos 11 minutos). Cuela. Agrega una taza con la mezcla del jugo de una naranja y un chorro abundante de aceite de oliva, sal y pimienta, para humectarla mientras se enfría. Una vez tibia, agrega –en partes iguales– dos frascos de pesto de albahaca y dos tarros de yogurt griego. Mezcla bien y agrega a la pasta. Tuesta un puñado generoso de semillas de maravilla y reserva. Lava muy bien un mix de verdes y adereza con la mezcla de jugo de naranjas de la pasta. En cada plato monta –intercaladamente– un puñado de verdes y otro de pasta, hasta terminar con los verdes encima. Corona con una bola de mozzarella fresca y las semillas. Termina con aceite de oliva y pimienta fresca.

POSTRE / Tierra de caramelo/ jengibre con helado de manzana verde y lámina de manzana. Un par de horas antes, corta láminas muy finas de manzana verde en la mandolina y déjalas secando al sol, idealmente sobre una silpat, o silicona de cocina. Una vez que estén secas y crujientes, reserva. Muele las galletas de caramelo/jengibre hasta que quede como una tierra rústica. Ponlas en la base. Fríe unas cinco cucharadas de quínoa roja en un fondo de aceite vegetal y reserva. Sobre la tierra pon una bola de helado de manzana verde, agrega la quínoa frita –sobre el helado– y corona con la lámina de manzana secada al sol.

 

COCKTAIL/  Apple tonic. Para acompañar el postre, un cocktail: toma un hielo esférico –como los que venden en Hielo Submarine– y ponlo sobre un vaso corto. Mientras enfría, agrega una onza de ron de manzana verde, una parte de syrup Giffard de manzana verde y revuelve muy bien, para que quede homogéneo y muy frío. Corta una lámina de limón y agrégala al vaso. Termina con una buena tónica, como la Fever Tree.

 

 

Facebook Comments