Coaching deportivo

A veces un excelente estado físico y la capacidad de entrenamiento no son suficientes para el logro de los objetivos deportivos, las trabas pueden provenir de cómo se fijan las metas y de cuáles son las interferencias mentales que obstaculizan la performance del deportista. En este contexto, la neurociencia puede ayudar a mejorar el rendimiento y un coaching deportivo sí marca la diferencia, porque hay un trabajo integral que ayuda a conseguir los mejores resultados; el coach acompaña al deportista para lograr sus metas de manera eficaz y operativa. Así comenta Antonio Santolíquido Varanes, certificado como Coach Integrativo en Capsis Chile y Master en dirección comercial y marketing Iede business school.

¿Cuáles son las interferencias mentales? 

Podríamos considerar que hay de dos tipos. Unas emocionales, que son cualquier situación de tipo  personal o profesional que pueda limitar su actuar y afectar el rendimiento, como la forma en que piensa determinadas situaciones, por ejemplo las indicaciones del técnico, la relación con el resto de los compañeros de equipo, ira, ansiedad, frustración, presión, etc.; los hábitos de juego o de entrenamiento que no le son útiles y que debería reemplazar por otros; creencias arraigadas de cómo deben ser las cosas y que no están en línea con el cuerpo técnico, entre otras.  Y también las cognitivas, que puedan afectar su atención, foco, concentración y velocidad para tomar decisiones, etc.

¿Por qué la neurociencia hoy es un aliado en el ámbito del entrenamiento y la educación? 

Son nuevos conocimientos que cuestionan paradigmas del deporte tradicional y de la forma en que un deportista consigue su mejor performance. Por ello, no sólo los deportistas han de cuidar su preparación mental, también están incluidos los entrenadores, directivos, jueces deportivos y, en definitiva, cualquier persona que, de una u otra manera, esté vinculada al mundo del deporte.

¿Cómo se trabaja en el plano emocional?

Un ejemplo, en el plano emocional, es el empleo de plantillas específicas en que el deportista registra ciertos eventos que lo afectan y en el mismo momento que ocurren, luego estos temas se trabajan en sesiones de coaching; también se utilizan técnicas de relajación, mindfulness, visualización creativa, entre otras. Para lo cognitivo en cambio, se trabaja con una serie de ejercicios prácticos de memorización, lipogramas, memoria de trabajo (comprensión, toma de decisiones rápidas), que desarrollan el potencial neurocognitivo del deportista, armados a través de una rutina específica. Este tipo de herramientas de entrenamiento es usado por deportistas destacados, pero en general no es información que se comparta, ya que se constituye en una ventaja competitiva que el deportista de elite mantiene en un espacio reservado. Los casos más conocidos y difundidos son los de Rafael Nadal, el plantel de River Plate;  el equipo de hockey femenino argentino, Las Leonas, Atlético de Madrid; y otros no conocidos en el campo de esgrima, paddle, golf, automovilismo y alpinismo.

Antonio Miguel Santolíquido Varanes dictará en mayo de este año el Curso Coaching y neurociencia aplicados al deporte, orientado a quienes se vinculan con el ámbito deportivo, y su objetivo es que los participantes conozcan y aprendan a aplicar herramientas de coaching individual y grupal para mejorar el rendimiento y performance de las personas en su entorno disciplinar. Dirigido a deportistas y todo profesional vinculado al mundo del deporte.

 

 

Facebook Comments