Los primeros días con un nuevo integrante en el hogar pueden ser todo un desafío, pero siguiendo simples consejos los Cuidados del recién nacido serán manejables. Con un buen control de la alimentación, horas de descanso, higiene y cuidados se puede lograr una experiencia segura y confortable para toda la familia. 

Luego del parto, las primeras fotos al recién nacido y las muchas felicitaciones, llega el tan esperado regreso a casa. Pero ahora con un bebé que requiere de cuidados especiales y adecuados para su edad. El doctor Iván Casas, neonatólogo de Clínica Bupa Santiago, nos explica qué es importante saber para estar bien preparados.

Seguridad e higiene

“Es importante procurar un ambiente seguro, supervisado y controlado, evaluando los potenciales riesgos para un recién nacido”, asegura el doctor Casas. Por eso, y respecto de la seguridad de la guagua, principalmente recomienda:

  • Que duerma en cuna, boca arriba, en una superficie horizontal y dura, evitando el uso de almohadas y elementos que cubran su cara.
  • Al levantarlo, ubicar una mano detrás de su cabeza y cuello, sosteniéndolo firmemente y evitar movimientos bruscos o de sacudidas.
  • Propiciar un ambiente libre de contaminación, evitando exponerlo a humo u otro tipo de sustancias potencialmente tóxicas.
  • El entorno familiar debe participar activamente en la atención, medidas de precaución y cuidado del bebé, estando atentos a sus requerimientos y considerando todas las medidas de higiene y protección (lavado de manos, no utilizar perfumes, no succionar su chupete o evitar besos en la boca).

También es importante realizar un buen aseo en la zona del ombligo en cada muda con una tórula con alcohol al 70%. “El cordón umbilical cae entre el día 7 y 14 y el aseo se debe mantener por 2 a 3 días después de la caída. Durante este lapso, es mejor evitar cubrirlo con el pañal, para que no se humedezca, evitando así el riesgo de infección. En general, el baño de inmersión puede realizarse de 2 a 3 días después de la caída del cordón”, sostiene el neonatólogo.

Asimismo, el cambio de pañal se sugiere después de las alimentaciones o cuando se encuentre con abundantes deposiciones u orina, para evitar irritaciones o la aparición de hongos.

¿Cada cuánto deben comer y dormir?

Cuando son recién nacidos, se recomienda una alimentación libre demanda, con tiempos de lactancia acotados, con tomas cortas y seguidas. “Cuando algunos bebés logren establecer sus propios horarios, es bueno no alterarlos, sobre todo si estos son cada 3 a 4 horas. Cuando dejen de mamar en la noche, no forzarlos a hacerlo. Es importante verificar con el pediatra cómo va la curva de crecimiento, pues ésta nos dará claros indicios de la lactancia o alimentación adecuada, siendo la guía para cambios de frecuencia, tiempos y eventual uso de complementos”, señala el doctor Iván Casas.

En relación al descanso, según explica el especialista, no hay una cantidad de horas de sueño definida. Los primeros meses duermen alrededor de 14 a 18 horas al día.

Una capa más

La ropa de los recién nacidos debe ser cómoda y de preferencia holgada para permitir que se muevan fácil y libremente. Idealmente, deben ser prendas que no suelten pelusas o que tengan adornos fáciles de perder como botones, cintas o cordones. “Como hay una tendencia a sobreabrigar a los recién nacidos se debe considerar la cantidad de ropa según la hora del día y la estación del año, idealmente una capa más de la que usaría un adulto”, agrega el neonatólogo de Clínica Bupa Santiago.

Ojo con las mascotas

Si bien la presencia de mascotas no es algo que genere problemas para la salud del recién nacido, sí es importante tener ciertos cuidados con ellos para evitar las infecciones y el riesgo de mordeduras o arañazos. “Idealmente, las mascotas deben estar al día con sus respectivas vacunas, no dormir dentro de la misma habitación durante al menos los primeros tres meses de la vida del bebé y mantener una buena higiene”, plantea el doctor Casas.