Hip-hop y boxeo en montaje callejero de GAM

Hip-hop y boxeo en montaje callejero de GAM. «Yo soy hija de la furia» es una obra musical que se inspira en el caso real de David Ellis, boxeador chileno muerto a los 29 años, después de una pelea en el ring.

En la obra, una joven hiphopera encuentra en un bolso guantes, una cuerda y un cinturón de campeón. Los objetos son la puerta de entrada a la memoria de su padre boxeador, fallecido en 1991 después de una pelea cuando ella era apenas una niña. Ese es el comienzo de un viaje musical y teatral para reconstruir la relación que no pudieron tener.

El montaje familiar, cruza el documental y la ficción para indagar en las relaciones entre padres e hijos, sus pasiones, esperanzas y dolores. En un formato de teatro musical eletrocallejero, su director Ignacio Achurra pone a un DJ en el centro del escenario, evocando un ring, para acompañar con música las líneas que son hip-hopeadas y bailadas por los cuatro intérpretes.

“Como era bueno para los combos, él organizaba peleas en la Vega y entró al boxeo buscando una oportunidad para salir de la pobreza. Era aguerrido y por eso le pusieron La Furia. Tenía un récord negativo, pero era aperrado, daba un buen espectáculo”, comenta el director Ignacio Achurra.

En su carrera, Ellis tenía efectivamente solo tres victorias y 14 derrotas, pero se le dio la gran oportunidad de luchar por el título de Chile de los Mediano ligeros ante Danny Jofré, en Coyhaique. La pelea llegó hasta el undécimo asalto, momento en que Ellis levantó las manos en señal de abandono, pero su contrincante le propinó cuatro golpes más y lo envió a la lona, sin que el árbitro pudiera intervenir. Días después, Ellis perdió la vida por el daño cerebral sufrido, y es actualmente el último boxeador chileno fallecido a causa de un combate en los rings nacionales.

Achurra da cuenta del esfuerzo de los deportistas, del negocio inescrupuloso que puede existir tras el mundo del ring y también de la pasión y furia que une al hip-hop y al boxeo: “Los mezclamos porque ambos contienen la rabia, la sobrevivencia, y tienen su origen en el ghetto americano. Nacen ahí y representan de alguna manera una escapatoria de la marginalidad.”

La obra, que se estrenó el 2018 en una multicancha de Lo Prado, se está presentando en la plaza zócalo de GAM hasta el 12 de mayo.

Entradas: $4.000 Gral., $3.000 3era edad y estudiantes; para mayores de 7 años.

Ventas en gam.cl