¿De vacaciones con el gato?

Que tu gato no sea un problema para arrancarte los últimos días de verano. Es tu compañero y te da  pena dejarlo en casa… muchos pensarán: ¿De vacaciones con el gato? Sí, es posible pasar una temporada fuera de casa y llevar al minino, siempre y cuando te ocupes de todos los detalles para que tu mascota esté tranquila y contenta. Y es que los gatos son altamente territoriales, por lo cual abandonar su morada habitual puede resultar una situación de estrés para ellos, ya sea para irse de vacaciones o en caso de un cambio definitivo.

“Para un gato, un cambio de casa temporal o permanente significa dejar el territorio al que está vinculado, donde ha puesto marcas en sus lugares favoritos, por lo tanto si está pensando en llevar a su mascota de vacaciones y le preocupa que se adapte y no quiera escapar, debe tener en cuenta algunos consejos”, explica Carolina Figueroa, médico veterinario de Royal Canin.

Vamos de paseo!

Playa o campo, casa arrendada o propia, el lugar donde vas a pasar tus vacaciones debe estar libre de olores de otros gatos, por lo que necesita un buen aseo previo.

El siguiente paso es lograr que la mascota encuentre sus propios olores en el espacio al que llega; esto se puede lograr llevando objetos de tu casa, como alfombras, frazadas y cojines. También puede ser una ayuda el rociar feromonas sintéticas en la nueva casa y en la jaula de transporte.

Lo mismo aplica si el cambio de casa es definitivo. Se debe evitar cambiar los muebles, ya que los gatos se sentirán más tranquilos si encuentran objetos donde encontrarán olores familiares.

“Si la familia va con su gato a otra casa de vacaciones, debe llevar su bandeja de arena usada, para que lo identifique como su lugar para hacer sus necesidades”, indica la especialista.

Hay que manter sus rutinas

Una vez instalados en las nuevas dependencias, los amos deben preocuparse de mantener los mismos horarios de comida de la mascota, y evitar hacer cambios bruscos de alimentación. “Si no es posible conseguir el alimento habitual, se debe planificar un cambio paulatino, incorporando poco a poco el alimento nuevo a las croquetas acostumbradas”, recomienda Carolina Figueroa.

Eso sí, cuando el cambio de casa es definitivo, una alimentación especial puede ayudar al gato a adaptarse mejor y regular la ansiedad que puede producir la mudanza. “Existen alimentos específicos para enfrentar mejor las situaciones de estrés; estos permiten combatir los trastornos digestivos, cutáneos y urinarios que puedan aparecer en estas circunstancias”, señala la especialista.

Los gatos son altamente territoriales, si esperas pasar una temporada fuera de casa con tu mascota, debes tomar una serie de medidas para que acepten el cambio. Para que no se pierda, lo más importante es que no lo descuides, si están de vacaciones el gato se debe sentir cómodo y seguro en el lugar al que ha llegado.

Facebook Comments