Deporte y cultura en la montaña

En el cerro El Plomo se revivirá la ruta del Kauripaxa. Primer evento que une deporte y cultura en la montaña, invitando a seguir cerro arriba los pasos del niño del Plomo; un circuito desafiante donde los deportistas conocerán más del patrimonio en sintonía con el montañismo, encontrándose con las tradiciones y la mística propia de las pueblos originarios, porque comunidades más agrupaciones folclóricas indígenas acompañarán este evento deportivo -con estrictos estándares de seguridad-  mostrando sus ritos.

Montañistas nacionales y extranjeros serán los protagonistas de la Ruta de Kauripaxa, actividad de carácter no competitivo que busca compartir y conocer el relato histórico del niño del Cerro el Plomo (Kauripaxa) mediante una ofrenda deportiva. Equipos de 3 personas, unidos por el esfuerzo y compañerismo, intentarán superar las condiciones de media y alta montaña para lograr la esperada cumbre.

Uno de los objetivos de esta primera edición es convocar no sólo a expertos en montañismo, sino también a los aficionados al deporte de montaña, mujeres y hombres, entre 18 y 60 años, que tengan algún conocimiento ligado a este deporte y que actúen motivados por la búsqueda de nuevas experiencias, sustentables y con valores. “Existen muchas maneras de difundir el patrimonio cultural de nuestro país y el deporte es una de ellas”, señala Víctor Troncoso, organizador del evento.

Tanto la historia del niño del Cerro el Plomo, como los vestigios que aún quedan, hacen que este lugar sea un espacio único en Santiago; por lo mismo el legado histórico y arqueológico existente será clave para los participantes del evento, tal como comentan desde la organización. “Compartiremos hermosos cuatro días de expedición junto a montañistas y representantes de los pueblos indígenas. Una actividad que invita a disfrutar y cuidar de esta gran montaña y en donde no importa quién llegue primero pues se trata de llegar de forma segura en equipo, resguardando el compromiso, el respeto y el cuidado de nuestro entorno”. (Video con la historia de la ruta)

El inicio del ascenso se realizará desde los faldeos del Hotel Valle Nevado para luego comenzar la caminata por distintos campamentos, para así finalmente llegar a la cima. Durante el evento, agrupaciones culturales indígenas aportarán con sus rituales, música y vestimentas típicas, creando una experiencia única en el mundo del deporte de montaña en Chile.

Fecha: Desde el 10 al 13 de febrero de 2018. Dónde: Cerro el Plomo. Apertura y cierre frente a Hotel Valle Nevado. Inscripciones: www.kauripaxa.cl

Historia y arqueología sobre el Cerro el Plomo. Su primera ascensión moderna fue llevada a cabo en 1885 por Gustavo Brandt y Rodolfo Luck, quienes creyeron ser los primeros en intentar la hazaña de llegar a su cumbre. Enorme fue la sorpresa que se llevaron al encontrarse con ruinas en la cumbre, llamadas en ese momento “Pircas de Indios”; esto generó el rumor de que en la cumbre se encontraba un tesoro escondido por los Indígenas.
Después, en 1954 un grupo de arrieros subió en busca del preciado tesoro y comenzó la excavación: en una de las cámaras sepulcrales encontraron el cuerpo de un niño congelado. Él estaba sentado en el suelo, con los brazos enlazados en torno a sus piernas y la cabeza reposaba sobre el hombro y brazo derecho, sus ojos estaban cerrados y parecía que estaba dormido. La información preliminar muestra que el niño era muy sano y bien alimentado, sin ninguna alteración ósea, o alguna muestra de violencia, malformaciones congénitas o patología, de contextura semejante a un niño de ocho años completamente normal; los diarios de la época decían que fue encontrada una princesita inca en la cumbre de la montaña sagrada.
Los científicos reafirman en su tesis que la muerte de este niño se produjo por inanición e hipotermia, ya que era un sacrificio o rito religioso.
El cuerpo fue encontrado en la mayor de las tres pircas rectangulares, cerca de la cumbre del cerro. El niño presentaba la cara pintada de rojo con líneas gruesas que convergen en diagonal hacia la nariz y boca.

Fuente Cabeza 1884, Scanu 1887, Castro 2004.

Facebook Comments