Andes Infernal 7a. edición de skyrunning

Andes Infernal es una carrera de skyrunning pionera en Sudamérica y muy underground. ¿Quieres correr sin marcas asistido por una aplicación GPS, donde todos compiten contra todos en una categoría única compensada por edad y sexo? Andes Infernal 7ª. edición, ese es el desafío.

¿Qué es el skyrunning?

Nace en Italia en los años 90, de la mano de Marino Giacometti y se realiza en general sobre los 2.000 msnm, en circuitos un poco más técnicos, tiene una vocación más de montaña. En Chile, parte a fines de esa década con una carrera al Leonera. El ganador fue Marcelo Rojas, quien viendo El Plomo al frente empezó a coquetear con la idea de organizar una carrera hacia su cumbre. El paso siguiente fue investigar su factibilidad y si alguien lo había realizado. Se encontró a un montañista, Víctor Torreblanca, quien lo había hecho en menos de 17 horas (una ascensión clásica toma 3 días).

«Se realizó una prueba que dejó la marca en 13:30 horas y lo siguiente fue organizar la carrera. Un enorme reto,  ya que afirmaban que no era factible ascender más de 500 m día; cruzar el glaciar con zapatillas, sin ropa de alta montaña, sin piolet, etc., sería suicidio seguro. La carrera se realizó con éxito, después de 6 versiones nunca hemos tenido ningún accidente, miles de personas han participado. Andes Infernal fue la ultra a mayor altitud en el mundo por 6 años. Tiene una visibilidad y un atractivo tremendo. Inspiró a varios organizadores sudamericanos a atreverse a hace skyrunning en sus países respectivos. En Chile, hoy ya es rutina ver gente corriendo al Leonera, El Plomo y cerros cercanos y Andes Infernal es el culpable», explica Marcelo Rojas, director de Los Andes Infernal.

Fisiología y límites

Esta carrera demostró que una persona en buena condición física no se necesita aclimatar para ascender 5.000 metros en unas horas, además, probó que  exposiciones breves e intermitentes a la altitud sirven para mejorar las capacidades de adaptación a la altitud de los corredores, y se comprobó que se puede ir más rápido, liviano y con seguridad a la montaña.

¿Cómo funciona Andes Infernal?

Tiene un concepto freemium. Se cobra un pequeño monto por la evaluación de cada corredor (salud, CV deportivo, edad, etc.), pasado el filtro se habilita para una o más distancias y puede acceder a cualquiera de ellas a costo cero.

Cuidado del medio ambiente. Al ser de autosuficiencia (cada corredor debe portar su comida e hidratación) no generamos residuos, damos charlas NDR (No deje Rastro).

No se usan cintas, se corre con una app inglesa llamada View Ranger. Se carga la ruta de cada distancia. Los corredores son citados  sin arco de meta, sin locutor, ni siquiera una raya en el piso, los corredores se congregan en el día específico y parten a la hora señalada.
La app tiene indicaciones de voz (bifurcación, abandonas el sendero, entrega alertas de audio y vibración, donde hay peligro o fuentes de agua) y resulta más seguro que usar cintas, ya que no depende de condiciones externas.

Los corredores son educados en el uso de la app con videos y deben realizar un circuito de inducción de 14 km, bastante intrincado en el cerro San Cristóbal para que aprendan a navegar. Los circuitos son bastante más lógicos y más simples. La seguridad parte antes de la carrera -con la selección de corredores-,  con el equipamiento obligatorio, con el uso de tecnología de vanguardia.

La hidratación se obtiene de fuentes naturales y cada corredor debe participar con un equipamiento de seguridad obligatorio que incluye casco, batería de respaldo para el teléfono y filtro de agua.

Distancias. Circuito de 15K para novatos, 24K para corredores un poco más avanzados (los kilómetros son irrelevantes en la montaña, el desnivel cobra un papel protagónico) como referencia un 15K en calle puede salir en una hora, en Andes Infernal a un corredor promedio le tomará 3 horas.

«La distancia clásica son los 35K que llevan a la cumbre del Plomo, que era la reina de nuestra carrera, pero en el 2019 incorporamos los 90K desde la Plaza de Armas hasta la cumbre del Plomo y regreso a Bike Park (se puede hacer en solitario o postas). Además hay 3 circuitos de 100K con unos parajes increíbles, transcurren por senderos muy pocos transitados de la Región Metropolitana. Pasan por la Sierra de Ramón completa, con vistas nocturnas de ensueño que cruzan al Cajón del Maipo. El plato de fondo, 300K y 30 mil metros de desnivel positivo, 6 días para unir los tres 100K, en formato individual o equipos. Es más dura que TOR o PTL, carreras que son muy complicadas para acceder a ellas y muy costosas, porque de partida te tienes que desplazar a Europa», explica en detalle Marcelo Rojas.

Inscripciones y más información AQUÍ