El secreto encanto de la bicicleta

El secreto encanto de la bicicleta. ¿Qué tiene este medio de transporte que desde pequeños nos seduce, tanto así que montarla representa el mayor desafío de la primera infancia? Una pregunta con respuestas simples, que a veces parecemos olvidar: la bicicleta es lúdica y como tal promete diversión y aventuras a toda edad; es un medio de transporte económico y no contaminante; además es una actividad saludable que puede mejorar nuestra calidad de vida y hacernos más felices.

Este 19 de abril, cuando se celebra un nuevo Día Mundial de la Bicicleta, te invitamos a conocer cómo puede mejorar tu vida, así como también las medidas esenciales para disfrutar de ella con seguridad.

A nivel de salud física y emocional el pedaleo diario es un tremendo ejercicio cardiovascular que fortalece el corazón, tonifica los músculos y articulaciones. Como uno de los ejercicios más completos, con media hora de pedaleo se ejercita al mismo tiempo la parte inferior del cuerpo (muslos, glúteos y pantorrillas) y la parte superior (pecho, espalda, hombros).

Informes recientes plantean que quienes optan por trasladarse en bicicleta son en promedio 4 kilos más livianos que quienes se mueven en automóvil (Estudio del Proyecto Pasta de la sigla en inglés de Actividad Física a través de Aproximaciones de Transporte Sustentable, proyecto financiado por la Unión Europea y liderado por un grupo internacional de expertos, incluida la Organización Mundial de la Salud).

Otro estudio “Salud y Bicicleta”, del Centro de Salud de la Universidad Alemana del Deporte, indica que 10 minutos de pedaleo ya impactan positivamente en la musculatura, la irrigación sanguínea y las articulaciones; a los 30 se influye favorablemente en las funciones del corazón, y a partir de los 50 minutos se estimula el metabolismo graso.

Por otro lado, en el caso de quienes tienen lesiones en las rodillas, la bicicleta es ideal dado que el mayor peso del cuerpo lo soporta el asiento; acá no hay golpeteos como en otros deportes. Solo se recomienda mantener una cadencia de pedaleo estable y evitar el sobre esfuerzo.

Desde el punto de vista inmunológico andar en bicicleta de manera regular y en una intensidad moderada activa las defensas de tu organismo. Esta actividad también te protege de la depresión y el estrés. Con este ejercicio el cerebro se oxigena más, el organismo segrega hormonas (endorfinas) que te hacen sentir bien. Pedalear es un excelente antidepresivo.

Al igual que con otras actividades deportivas, se recomienda seguir una rutina de 40 a 60 minutos, 3 veces a la semana.

Seguridad

Teniendo claros los beneficios, ahora pensamos en el circuito que podemos realizar sobre la bicicleta. Además de atractivo, también debemos considerar que sea seguro. Y es que las estadísticas son claras. Según la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), el “6% del total de fallecidos en siniestros viales en nuestro país, son ciclistas. Solo durante el año 2016, la bicicleta participó en 3.953 accidentes de tránsito, y en ellos resultaron 95 ciclistas fallecidos y 3.326 lesionados”, indica en su campaña de Pedalea Seguro. ¿Cuáles son las precauciones a considerar para usar la bicicleta como actividad deportiva o medio de transporte?

“El peligro de sufrir algún accidente aumenta si los conductores de vehículos más grandes no tienen consideración al pasar por el lado de un ciclista, quienes son los que están más vulnerables, sobre todo cuando se comparten las vías por donde se transita. Debido a lo anterior es que se sugiere, tanto para el ciclista común como para el deportista, la utilización de casco de seguridad, elementos reflectantes, luces frontales y traseras y, por sobre todo, el considerar nunca adelantar a un vehículo por la derecha”, señala Pedro Leal, jefe de carrera de Técnico de Nivel Superior en Prevención de Riesgos de la Universidad del Pacífico.

En el caso de quienes utilizan la bicicleta como medio de transporte para dirigirse a su lugar de trabajo, es fundamental que conozcan la ley. “Los ciclistas deben tener en cuenta que la Ley 16.744 cubre los accidentes de trayectos, es decir, aquellos que ocurren en el viaje directo entre su domicilio y el lugar de trabajo recíprocamente, siempre y cuando el recorrido sea racional y no interrumpido. En ese sentido, la persona debe explicar el contexto del accidente, detallando día, hora y lugar, adjuntando medios de prueba como un parte policial, constancia de Carabineros o testigos. Incluso una declaración del afectado puede constituir un medio de prueba suficiente si se encuentra debidamente detallada, en la medida que permita probar lo acontecido”, explica Leal.

Por lo mismo, el docente de Prevención de Riesgos de la U. del Pacífico plantea que debe existir una responsabilidad compartida entre los trabajadores y la empresa, respecto a crear una cultura preventiva en los conductores de bicicletas. “La difusión a través de afiches, volantes informativos, dípticos, etc. sobre la prevención de accidentes de trayectos, deben generar conciencia y poner en alerta a ser más cautelosos al momento de conducir una bicicleta, acompañado de una pequeña charla en seguridad vial para ciclistas en la organización”, dice el especialista.

Finalmente, para apoyar el uso sin riesgos de la bicicleta, el experto agrega otras básicas pero relevantes recomendaciones que los ciclistas deben mantener presente:

Siempre utilice rutas y vías destinadas para el uso exclusivo de bicicletas.

Recuerde realizar las mantenciones correspondientes a su equipo.

Evite el uso de reproductores de música mientras se conduce, para estar siempre atento a las condiciones del tránsito.

 

 

 

 

Facebook Comments