Irresistible aventura en la región de Atacama

Paisajes únicos, productos locales y un valle que emerge generoso, forman parte de este destino que comienza a posicionarse en el escenario del turismo nacional de intereses especiales. Alto del Carmen, una irresistible aventura en la región de Atacama; conocido por sus dos rutas: Los Naturales y Los Españoles, que se abren camino en el mercado del turismo nacional. Hay que destacar que hoy Chile es considerado top-one para el turismo aventura a nivel internacional y Alto del Carmen se convierte en un nuevo destino.

Cuando llegas a esta comuna que se encuentra enclavada en la precordillera de la provincia del Huasco en la región de Atacama, lo primero que sorprende es la mixtura de sus paisajes. De los agrestes riscos donde el desierto comienza a desaparecer, pasas a un paisaje lleno de verde, donde grandes extensiones de parronales cuelgan desde las laderas de los cerros. Su gente amable ofrece sus productos, alojamiento y una experiencia sin igual. Gastronomía tradicional, artesanía, camping y piscinas con agua natural de vertientes, cabañas autóctonas, tours de trekking, paseos en bicicleta y visitas guiadas a viñas donde elaboran pisco artesanal forman parte de esta oferta que se revela a través del Programa “Transferencia Plan de Turismo Alto del Carmen”, financiado a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, que contempla la ejecución de acciones de promoción, fortalecimiento y desarrollo de la actividad turística en la provincia del Huasco, con énfasis en la Comuna de Alto del Carmen.

Uno de sus atractivos es la ruta de Los Españoles, que se inicia en el pueblo de Alto del Carmen, bordeando el Río Carmen y recorriendo granjas, viñas, camping, vertientes y un sinfín de paisajes mágicos que impactan desde el kilómetro cero. El viaje tiene como destino el pueblo de San Félix, donde se puede encontrar artesanía muy especial, como son las muñecas fabricadas a base de hierbas, el tradicional pajarete proveniente de uva asoleada en altura, objetos de mimbre, telar, crochet y conservas con frutos locales. También posee circuitos de trekking en sectores como La Vega o La Majada. O sea, un destino que a todas luces quiere ser descubierto por el turista.

Gastronomía en Alto del Carmen, un paseo por las tradiciones

Puré de chícharo con carne salteada, mote guisado, jugos con frutos de la zona, conservas de frutas silvestres; o una aromática tabla con variedad de quesos de cabra acompañado por una copa de pajarete enfriado, pueden conquistar tus sentidos. Se trata de una gastronomía única donde se mezclaron sabores y recetas ancestrales, con aquellos secretos traídos desde el viejo continente por quienes se asentaron hace siglos en la zona.

El clima privilegiado de Alto del Carmen, y en especial del valle de San Félix, crean condiciones únicas y diferenciadoras con otros valles del sector, haciendo que los productos tengan un sello en sabor, aroma y color, inigualable.

Entre los panoramas que ofrece este valle está la Viña El Rosario, con una bodega única en que se añeja el pisco Bou Barroeta, uno de los más exclusivos y premium del país. En el lugar se realiza un tour en que se muestra el proceso que se lleva acabo para producir el destilado, además de dar a conocer los alambiques que fueron traídos de España hace dos siglos. Los visitantes son atendidos por los mismos dueños de la viña.

Otro imperdible son las granjas familiares donde al turista lo reciben ofreciéndole alojamiento, actividades con los animales, trekking, participación en la cosecha de frutas y también en la elaboración de quesos de cabra. Alejandra Acevedo quien tiene un emprendimiento enfocado en el turismo rural, explica que “lo que más valoran los huéspedes es vivir una experiencia de desconexión con el mundo urbano, y en contacto pleno con las comunidades locales y su quehacer diario basado en la crianza de animales, recolección de frutos y cosecha de productos orgánicos”.

 

Facebook Comments