Las mujeres de Lorenzo Moya

La obra de Lorenzo Moya se reconoce en gran parte por escenarios oníricos, paisajes diáfanos, reales y llenos de colorido; personajes que se insertan creando escenas surrealistas, con algo mágico y lúdico. Moya genera sensaciones que evocan sueños, nostalgia, deseos, amor…lo que esté a flor del piel del espectador es capturado y se convierte en emoción.

La mujer trasciende en las obras de Lorenzo -si bien hay épocas en que aparecen variados personajes-, la mujer es piedra angular en la obra del artista. Etereas, sin un tipo definido, todas hermosas y delicadas, con miradas que cuentan una historia, su historia -el relato que devela Moya-, en actitud de total de relajo o sutil desenfado, conectadas con la naturaleza y ellas mismas, mujeres sensuales que presumen delicada y sutilmente de su hermoso erotismo.

¿Cuándo comenzaste a pintar mujeres?

– Siempre han estado presentes en mi obra. La primeras surgían de mi imaginación, eran reales, pero nacían de un recuerdo. En principio fueron imágenes más gráficas, pintaba con carboncillo y acrílico. Después aparecieron mujeres con alas, pero no era porque fueran ángeles; también hay algunas japonesas…

Cuando comencé a trabajar con óleo se instalaron personajes reconocibles, mujeres que existen y emergen con un cierto erotismo, algo sensual pero recatado, porque lo explícito es menos sugerente.

¿Qué significado tiene la mujer en tu obra?

– El asunto es súper profundo, siento que las mujeres están relacionadas con la naturaleza, va mucho más allá de que me gusten las mujeres… (sonríe), ellas están conectadas con el entorno, siento que la naturaleza es femenina. Yo crecí en contacto con la tierra y los paisajes, soy de campo, hijo único… tuve tiempo para establecer una honda relación con la naturaleza y eso lo mantengo hasta hoy, por eso pinto paisajes que se funden con mujeres.

Reconozco que hay una lectura crítica, hoy la naturaleza está siendo maltratada y estos personajes aparecen jugándosela por ella, acompañándola como parte suya. También pasa que la mujer en muchas formas es castigada socialmente, desde ahí hay cierta sincronía, de alguna manera con mi pintura reivindico a la mujer.

Y siempre bien vestidas, cuando están vestidas… ¿por qué?

– Visto a mis mujeres porque siempre me ha llamado la atención la moda femenina, las ropas vaporosas. Disfruto diseñándole los vestidos a mis personajes.

¿Por qué crees que tu obra le gusta tanto a las mujeres?

– Tal vez se reconocen, se sienten identificadas, o porque les gusta el personaje. Me ha sucedido más de una vez que un hombre compra una obra -con una mujer- y su señora se siente invadida con el cuadro, ahí hay que retirar la obra… los personajes son potentes, pasan cosas, generan historias.

Como los grandes maestros

Hoy Lorenzo está en una etapa algo más introspectiva de su obra. Como a la antigua usanza y a la manera de los grandes impresionistas, atril, pinceles y maleta de óleo en mano, busca lugares solitarios y lejanos para trabajar. Sus mujeres o personajes llegan en el taller.

¿Por qué saliste del taller para pintar al aire libre?

– Porque la imaginación se queda corta con respecto a la naturaleza, es imposible concebir los colores que se ven en el transcurso de un día. La naturaleza es mucho más potente que la imaginación. Por eso también trabajo con óleo, que entrega infinitas posibilidades en colorido….

Paisajes solitarios, silenciosos, sin pretensión; son escenarios gigantescos donde muchas veces se integra a una mujer. Lorenzo comenta que son amigas, hay una modelo japonesa que se repite, su esposa, mujeres que le generan “algo”… no existe un patrón, pero sí declara que siempre hay un elemento en la mujer que se logra fundir con el paisaje. “Todas las mujeres son súper delicadas, flora, fauna, mujer…¨, manifiesta el artista.

Para cerrar comenta: “puede sonar cliché, pero uno pinta el mismo cuadro toda la vida… tengo un cuadro del año 95 que es un camino y en el medio hay un personaje, el año pasado pinté el mismo cuadro, pero con árboles más reales, después me di cuenta que era lo mismo. Me crié bastante solo y me acuerdo de muchos paisajes desde pequeño. Esa estancia solitaria está en mi pintura, naturaleza y mujer se fusionan, se complementan…”

Actualmente Lorenzo Moya está exponiendo “La Naturaleza Casual de la Belleza” El Museo de Arte y Artesanía, Linares, hasta el el 24 de agosto, entrada gratuita, www.museodelinares.cl. Esta muestra se trasladó recientemente -en el marco del convenio con la Universidad Autónoma de Chile, Sede Talca, www.uautonoma.cl-, luego de haber estado en Universidad Autónoma, Talca. Lorenzo Moya lleva años motivado por llevar el arte a regiones. @lorenzomoya; Lorenzo Moya

 

 

Facebook Comments