Nos encontramos en un momento de mucha incertidumbre, las rutinas cambiaron de un momento a otro. Los niños iban al jardín, al colegio; salían de paseo y jugaban con sus amigos. Los adolescentes iban al colegio y salían a fiestas y, de un segundo a otro, todo fue cambiando. Cómo abordar el aislamiento con hijos de diferentes edades…
En cuarentena. Estamos recién comenzando y todavía las relaciones dentro de casa están estables, pero a medida que va pasando el tiempo la pregunta es: ¿Qué hacer para contener y mantener la tranquilidad dentro de casa con niños?
Es importante realizar rutinas diferentes para cada hijo y organizar reglas de convivencia para mantener un orden y armonía entre todos en casa.
En el caso de los más pequeños, de 2 a 6 años, es más difícil hacerlos entender lo que está sucediendo, por lo que en ocasiones puede que se irriten y se pongan más hiperactivos por la falta de actividad física. Es recomendable para esta edad mantener rutinas de alimentación, juegos, televisión y hora de dormir establecidas, con el objetivo de entregarles estabilidad.
En el caso de los niños más grandes, de 7 a 12 años, es fundamental que mantengan sus hábitos de estudios, no de manera rígida, pero sí de forma constante para que tengan continuidad. Luego de unos días, el aburrimiento puede comenzar a aparecer, por lo que no olvidemos controlar el uso de tecnologías, si bien son un medio facilitador para estos momentos, el exceso los hace más irritables, por lo que recomiendo sacar nuestro lado artístico y comenzar a poner a prueba la creatividad.
En el caso de los adolescentes también es un gran reto, el uso de la tecnología es  parte de ellos, por lo que lo más probable es que se encierren en ese mundo para conversar con sus amigos, ver series, jugar e informarse de lo que está sucediendo. Sugiero establecer límites, ya que si bien es importante que se mantengan conectados, también es fundamental que respeten ciertas tareas y hábitos de estudios; así mantendrán constancia y orden dentro de casa.
Finalmente, generar instancias para conversar de lo que está sucediendo y actividades en familia, como jugar, cocinar, realizar ejercicio, permitirá que los niños y adolescentes se sientan contenidos y tranquilos, generándoles seguridad frente a lo que está pasando a nivel mundial.
Aprovechemos esta situación para acercarnos a nuestros hijos, sobre todo los adolescentes, entendamos su mundo y tomemos esta oportunidad de tenerlos con nosotros para re encontrarnos y conectarnos.
Por: María José Cuéllar H. Psicóloga Clínica