Casi ya con la Navidad encima y una nueva celebración de Año Nuevo… imposible no pensar en celebración y comida, este año todos en un formato más resguardado y en familia, pero los preparativos ya están a todo vapor porque todos queremos tener unas lindas fiestas en familia, donde nos cuidemos y cuidemos de nuestros seres queridos, sin excesos, en armonía y con las consideraciones necesarias debido al contexto mundial actual. ¿Cómo celebrar las fiestas de fin de año en pandemia? Dejamos algunas recomendaciones de Pedro Barreda, pediatra, autor del libro éxito de ventas Olvídese de las Calorías: Coma Sano y Natural, y miembro del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife Nutrition.

Cómo celebrar en el nuevo contexto mundial

No podemos desconocer la situación de pandemia y ante esta realidad, el doctor Barreda es claro en señalar que las fiestas de fin de año no son el momento para bajar la guardia ni relajarnos con las medidas. “Mi recomendación general como médico es que programen con antelación la fiesta de Navidad y Año Nuevo. Primero, que definan cuántas personas invitarán y a quiénes.  Idealmente, solo a la familia y si hay algunos invitados externos a ella, que tengan la seguridad de que se han cuidado; de que no han estado en contacto con personas contagiadas; de que no han experimentado síntomas y, entonces, solo con esa condición, les abres tu hogar. El invitado tendrá la ética para decidir si asistirá”, recomienda el especialista.

Aconseja, además, aprovechar el verano y recibir a los invitados al aire libre, en el patio o terraza, lo que disminuye el riesgo de contagio. Asimismo, es importante olvidarse de los abrazos y besos, mantener la distancia social y lavarse las manos frecuentemente. Otra medida muy importante es que a las personas que estuvieron en tu casa, al cabo de 3 o 7 días, las contactemos para saber si están bien y así chequear la trazabilidad. “No se trata de transformar una fiesta en una acción médica, sino en una acción cultural y de prevención. No relajarnos es el consejo más importante que podemos dar los profesionales de la salud para estas fechas”, agrega Pedro Barreda.

“Dejemos que los adultos mayores celebren con quienes comparten a diario, con su familia nuclear o con quienes viven con ellos. No los expongamos a salir de su burbuja”.

Fiestas y bienestar

Con respecto a la comida, bebidas y otros, hay limitaciones en cuanto a la calidad; sin embargo, no debemos exagerar en la cantidad, ¿qué significa eso? Si cenamos y bebemos más allá de lo que estamos acostumbrados, es alta la probabilidad de sufrir problemas gástricos y pasar una mala noche. Pero, si los excesos son habituales en nuestra vida, las posibilidades de adquirir una enfermedad crónica no transmisible como la diabetes u obesidad aumentan, explica el doctor Barreda: “Una copa de un buen vino para los adultos es celebrar, más de dos es demasiado, todo debe ser en su justa medida es alegría general, en especial en este año que ha sido tan difícil para todos”.

El médico también recomienda tener especial cuidado con los alimentos crudos como carnes, huevos y mariscos, en especial en los niños embarazadas y tercera edad. La cocción es vital para esterilizarlos y evitar infecciones.

Finalmente, el profesional recomienda servir los platos a la mesa y no poner las fuentes llenas de comida, donde la tentación de repetirse la porción es grande. Planifique bien los tiempos y si sus niños son pequeños, para Navidad abra los regalos a la mañana siguiente y así evitará tenerlos despiertos hasta las 24 horas o 1 de la mañana, donde muchas veces el humor de los pequeños no es el mejor.