Hoy, la ventilación es recomendada por todas las organizaciones de la salud. Se trata del reemplazo del aire interior con aire exterior fresco para diluir y desplazar sus contaminantes, sustancias que son perjudiciales para los seres humanos. En una habitación completamente cerrada, el aire no puede salir fácilmente, lo que hace que los contaminantes permanezcan y aumenten en este espacio. ¿Cómo ventilar la casa correctamente?, toma nota.

Mientras más alto nivel de hermeticidad, el aire sucio no puede salir fácilmente. Cuando no se hace nada, habrá una ventilación insuficiente, lo que puede afectar la salud de las personas.

El tiempo y la frecuencia estándar para ventilar una casa abriendo ventanas es de aproximadamente 5 a 10 minutos por hora. Sin embargo, la velocidad a la que se descarga el aire fuera de un edificio varía según factores como el tamaño de la ventana, el área de la habitación y el tipo de contaminantes que flotan en el interior. Por esta razón, es difícil determinar con precisión la efectividad de la ventilación y el grado en que ésta puede reducir el riesgo de enfermedades infecciosas.

Hay que tener en cuenta que el efecto es mayor cuando la ventilación se realiza dos veces por hora durante cinco minutos que cuando se realiza una vez por hora durante diez minutos. En consecuencia, cuanto más a menudo ventiles tu casa, mayor será la efectividad.

Método de abrir las ventanas para crear un paso de aire. Cuando la ventilación se realiza abriendo ventanas, es mejor abrir dos ventanas en lugar de una, así se crea un pasillo de aire que permite una ventilación eficiente. Es aún más eficaz si las dos ventanas son diagonales entre sí.

Abrir dos ventanas colocadas una cerca de la otra evitará que el aire fluya por toda la habitación. ¡No lo hagas!

Si no logras que la brisa entre, incluso cuando las ventanas están abiertas. El viento y el aire tienden a entrar suavemente en una habitación a través de pequeños espacios, mientras que salen fácilmente de ella a través de espacios más grandes (con una pequeña fuerza). Si te resulta difícil que una brisa ingrese a la habitación, intenta abrir la ventana que suministra aire solo un poco, mientras abres la que descarga el aire en mayor medida. Esto aumentará la eficiencia de ventilación.

Para habitaciones con una sola ventana. Cuando solo hay una ventana, es efectivo abrir la puerta de la habitación y colocar un ventilador o dispositivo similar cerca de la ventana. El método más efectivo es girar el ventilador hacia la ventana y dejar que el aire salga de la habitación. Si el ventilador se dirige hacia la habitación, aunque el aire fresco del exterior ingrese, el aire sucio permanecerá adentro.

Para una habitación sin ventana. Cuando una habitación no tiene ventanas, puedes abrir la puerta de la habitación y colocar un ventilador o dispositivo similar para permitir el flujo de aire fuera de la habitación. El aire de otras habitaciones también se descarga efectivamente fuera de la casa al operar la ventilación para un baño.

Fuente: Daikin