Si piensas en este conductor de programas, ¿qué te viene a la cabeza? Probablemente “Panchito”, un hombre cálido, que se comunica fluidamente desde la empatía y el cariño, un ser humano en la categoría de súper ‘touch’, bueno para el abrazo y de risa fácil. Se acerca otra fecha sensible, el Día del Padre y quisimos saber cómo vive la cuarentena el carismático y viejero Pancho Saavedra.

¿Cómo estás llevando la pandemia, Pancho?

Con paciencia, es algo que estoy trabajando, es fundamental desarrollar hoy la paciencia. Para todos esta situación es bien angustiante, no es fácil estar encerrado en un departamento o una casa. Hoy ni siquiera es reconfortante salir porque aunque nos sentimos recluidos, nos sucede que salir de la casa da susto, se siente miedo al contagio.

¿Qué ha significado en cuanto a tus relaciones cercanas?

La pandemia me ha puesto al límite, extraño más que nunca a las personas que amo, los sentimientos están a flor de piel; esta pausa obligada nos ha permitido darnos cuenta qué cosas son realmente importantes y necesarias, con quién quiero estar y a quién quiero abrazar, eso es muy potente.

¿Qué es lo que más extrañas?

Lo que más extraño es respirar con libertad, viajar, abrazar… extraño enormemente los abrazos, es terrible vivir con miedo a no volver a abrazar a nuestros seres queridos.

¿Cómo te estás comunicando con los tuyos? ¿Cómo celebrarás el Día del Padre?

Yo soy bueno para la tecnología, así que me comunico con mis seres queridos a través de Face Time y por teléfono. Estoy a diario en contacto con mi papá, hablamos y les pido que me muestren a través de la cámara a mi abuela, a mis sobrinos. Este Día del Padre lo más probable es que sea uno más en la mesa, que los acompañe a almorzar desde el teléfono. Agradezco mucho tener un buen acceso a la tecnología, gracias lo cual de una u otra manera no hemos perdido tanto el contacto con nuestros familiares y amigos.

Y en el trabajo, ¿cómo estás funcionando?

En lo laboral, ha significado tener que parar las grabaciones de Lugares que hablan, eso también me ha permitido explorar otras plataformas. Instalé un set de TV en mi casa y con el IMAC he podido grabar todo “Abrazo en línea”, que fueron 8 capítulos grabados en línea. Tuve que instalar desde las luces y con dos Iphone 11 logré segunda y tercera cámara. Los comerciales también los he grabado acá con un teléfono… es todo súper diferente, pero ha sido también una gran oportunidad de reinventarme.

¿Qué final te imaginas para el COVID en Chile?

Quisiera que terminaremos esta pandemia con la menor cantidad de muertes posible. Sueño que para año nuevo nos podamos abrazar… ojalá, si nos portamos bien y respondemos como país a las cuarentenas y al distanciamiento social, podría ser posible. Abrazarnos para el año nuevo depende de tener conductas responsables. Mi gran deseo hoy es volver a abrazar…