En la Región Metropolitana, se abre la Fase II para algunas comunas a las que se levantan restricciones, estas son: Colina, La Reina, Las Condes, Lo Barnechea, Til Til, Vitacura y Ñuñoa. Una medida que los amantes del deporte esperaban para retomar actividades al aire libre, la pregunta es ¿Cómo retornar a la realización de ejercicio post cuarentena? El doctor Eduardo Méndez Gassibe, médico deportólogo del centro de salud deportivo @cefequlibrio , nos entrega información para enfrentar la transición de manera saludable -cuidando el cuerpo y respetando las medidas oficiales- y nos brinda su mirada experta para que entendamos el cómo y el porqué de estas indicaciones.

Lo primero es ser realistas, saldremos a vivir con la pandemia y esto en ningún caso esto es el final de la Covid: “Tristemente, Chile es un país con baja actividad física en la población general, ya hacíamos poco deporte y todo este cambio ha generado un detrimento en el fitness de las personas con repercusiones tanto para la salud, el control de las enfermedades, la funcionalidad y el quedar expuestos a condiciones prolesivas en aquellos que practican deportes tras el retorno a su ejecución”, plantea Eduardo Méndez.

¿Cómo regresan entonces los corredores (asfalto – cerro), tanto los que han logrado mantener algún tipo de entrenamiento en casa, y también pensando en aquellos que están corriendo en cinta?

Lo principal es recalcar que hacer deporte está muy bien (nos mantiene más saludables) y hoy más que nunca hay que hacerlo de manera responsable. La reintegración debe ser de forma progresiva, para reeducar al cuerpo hay que ir de menos a más, el fin es lograr una adaptación saludable, esto tanto para corredores de asfalto como para los de cerro.

Hay que escuchar el cuerpo y estar atentos a alguna debilidad que manifieste porque después de 4 meses con un entrenamiento diferente, no es extraño que aparezcan molestias. Si sientes un dolor o una molestia desconocida, lo mejor es acercarse a especialistas para evaluar y lograr un reintegro sano. Hoy no es el momento de sobre exigirse, más que nunca hay que evitar lesiones.

Puntualmente, para corredores de cerro la recomendación es la misma, pero aumentando la atención, porque si hemos perdido musculatura se pierde propiocepción y quedamos más expuestos a una lesión de tobillo, por ejemplo. Otra cosa del trail running es evitar circuitos de riesgo o desconocidos porque hay que tener claro que los espacios hospitalarios están con foco en los pacientes covid.

Otra buena medida para hacer deporte de manera cómoda es buscar horarios donde hay menos personas en la calle o circuitos menos expuestos.

Respecto a la práctica deportiva en la fase de transición, ¿cuáles son las recomendaciones a seguir como normativa general y desde tu visión como deportólogo?

Partir respetando las recomendaciones otorgadas por el Ministerio del Deporte en torno al uso de mascarilla, el distanciamiento deportivo, tomar en cuenta las recomendaciones generales en áreas urbanas.

Si nos vamos a desplazar a algún lugar siempre ir con mascarilla, si haremos alguna actividad al aire libre, que haya no más de 10 personas e ideal que sean personas conocidas (para evitar contagio), sin espectadores y mantener 5 metros en relación a otros grupos.

Si vas a descansa evitar los bancos de las plazas.

Si se va a salir a correr o en bicicleta, que la distancia sea ojalá de 10 metros a velocidad media y a  20 metros si es más velocidad. Por el diseño de nuestra ciudad es complejo mantener estas distancias, así que la recomendación es uso de mascarilla que minimice la posibilidad de contagio.

¿Cuándo usar mascarilla, cómo usarla, se puede o se debe correr con mascarilla?

La mascarilla hay que integrarla como un elemento de cuidado y de respeto por el otro, si bien hay momentos en que la puedes tener abajo si vas corriendo solo, es recomendable usarla siempre que tienes gente cerca.

Las mascarillas se deben reemplazar cada vez si son desechables o se deben lavar, ideal tener más de una mascarilla.

Se debe colocar correctamente detrás de las orejas, tiene que tapar la nariz y no dejar espacios.

Si se hace trabajo de fuerza en las plazas es mejor usar mascarilla.

¿Qué otras medidas se deberían tener en cuenta en esta transición?

No olvidar una buena alimentación y una buena hidratación, que son factores importantes para evitar lesiones. Hoy, una lesión significa ir a una urgencia, por ejemplo, y estar en un espacio con mayor riesgo de contagio. 

También, es fundamental llevar hidratación para evitar a toda costa usar los bebederos de las plazas.

Asimismo, educarnos entre nosotros, partir por el núcleo cercano y mantener una postura receptiva y gentil. Si veo a alguien que comete un error, decirlo con tranquilidad y de la misma forma, aprender a recibir una crítica porque todos estamos aprendiendo a vivir CON pandemia.

¿Qué ocurre con aquellas personas que durante este tiempo han sido infectadas por este virus?

Hay plazos que se han recomendado por las diferentes sociedades científicas del área de la medicina deportiva respecto al retorno a la realización de ejercicio post infección. Una persona que ha presentado una infección ligera, de 2 o tres días, con poca sintomatología. Estas personas (el 80% de los contagiados) deben tener después de los 14 días de cuarentena, dos semanas de reposo con una actividad leve que significa salir a caminar.

Están los que hay sufrido mayores complicaciones (neumonías y sintomatología agresiva), producto del coronavirus, con pérdida de entre 4 y 8 kilos de peso y una perdida masa muscular cerca del 40%. Ellos deberían tener 4 semanas de reintegración, después de la cuarentena de 14 días.

Es importante destacar que, si los síntomas fueron leves, no significa que quedas sin riesgo, se ha verificado a nivel mundial que un coronavirus suave puedes presentar inflamación del músculo del corazón o que el ritmo del corazón se desordene, producto de lo inflamatorio que es este virus.

¿Alguna última recomendación que se pudiera agregar?

Somos un país con grandes tazas de obesidad, consumo de alcohol y fumadores. Como analogía, somos una cultura que aprendió por los terremotos a construir estructuras fuertes que no se caen, pero no hemos logrado cultivar nuestros cuerpos (esto es responsabilidad país e individual) y eso nos deja en una tremenda desventaja porque nuestros sistemas inmunes no son los mejores, solo para dejar un ejemplo: un obeso ya tiene 300% más de posibilidades de hacer complicaciones y de fallecer que un no obeso.

Es importante enfatizar en una alimentación sana, hidratarse bien y evitar los excesos, que pudieran no sólo disminuir el sistema inmune sino también dejarnos más expuestos a lesiones, recordando que el lesionarse es sinónimo, muchas veces, de tener que ir a centros asistenciales que en este momento están enfocados principalmente en la atención de personas con enfermedades relacionadas a la pandemia.

Más información en centro médico y deportivo CEF (Centro de equilibrio funcional)