Promover un entorno laboral inclusivo y diverso se ha vuelto esencial para la mayoría de las empresas. ¿Por qué la inclusión debe estar en primer lugar para que una empresa sea diversa? Hoy, ninguna empresa tendrá éxito sin implementar políticas de diversidad a largo plazo y esto ha sido demostrado por varios estudios.

Una investigación de McKinsey, de 2018, concluyó que las empresas que estaban más avanzadas en diversidad de género en sus equipos ejecutivos tenían un 15% más de probabilidades de experimentar una rentabilidad superior en promedio que otras. Además, cuando se trata de diversidad étnica y cultural, el hallazgo fue de un 33% de probabilidad de mayor rendimiento.

La promoción de un entorno diverso en las empresas ayuda a aumentar el compromiso de los colaboradores y también mejora las capacidades de innovación. Si Kimberly-Clark ofrece lo esencial para mejorar la vida en todo el mundo, puedo decir con absoluta certeza que tiene una gama muy diversa de consumidores. Y debido a que la empresa ofrece productos a miles de millones de personas todos los días, nuestros líderes y nuestra fuerza laboral deben ser conscientes de sus diversas necesidades y estar listos para innovar apropiadamente.

Nuestra empresa ha emprendido una jornada para promover la inclusión y la diversidad durante más de 35 años. En el último tiempo, este tema ha cobrado importancia y estoy realizando mi sueño de ser parte del equipo que está ayudando a acelerar esta mentalidad y cultura en K-C. Debo recordar que soy un claro ejemplo de este mindset de inclusión: el año pasado fui la primera mujer latina nombrada para un puesto de vicepresidencia global. Esto me enorgullece mucho porque creo en el poder de la inclusión y lo convierto en mi propósito profesional.

Otro motivo para celebrar es que hemos realizado nuestra 1ª Semana Global de Inclusión este año. A mí me emociona ver que una actividad que comenzó con nuestros colaboradores en América Latina en 2019, ahora ha logrado representación internacional. A pesar de ser un año desafiante en general, 2020 ciertamente ha representado un hito para nuestra visión de inclusión y diversidad. Hemos buscado fortalecer la conexión entre estos dos conceptos durante bastante tiempo y en este proceso, entendimos que era necesario profundizar nuestra determinación y agudizar nuestro enfoque si estamos dispuestos a ser la empresa más inclusiva y diversa que podamos ser.

Hemos decidido transformar nuestra cultura y establecer una mentalidad estándar, para que todos nos sintamos empoderados a idear, innovar y contribuir al crecimiento empresarial. Mejorar la diversidad de nuestra fuerza laboral con nuevas iniciativas para atraer, retener y desarrollar el mejor talento también es clave. Por último y lo más importante, establecimos que la inclusión debería estar en primer lugar. Y lo digo porque…

1. No hay ningún efecto a largo plazo en la promoción de la diversidad sin inclusión. Ambos conceptos están interconectados de tal manera que la diversidad solo existe en un entorno laboral donde cada individuo tiene las mismas oportunidades de prosperar.

2. La inclusión es el poder que despierta la diversidad. La inclusión es un motor de crecimiento que hace que los equipos diversos se desbloqueen y activen el talento. Hay una magia real que ocurre cuando los talentos se empoderan a hacer lo mejor que pueden y la inclusión es esa chispa que hace que todo comience.

3. El enfoque debe centrarse menos en los números de personas y más sobre las condiciones para hacer esta cultura posible. Por lo tanto, una gran parte de nuestro programa interno de Inclusión & Diversidad implica capacitar nuestro equipo de liderazgo para promover la inclusión, a fines de construir equipos ejecutivos diversos de alto rendimiento y mitigar los prejuicios en cada interacción y proceso.

4. Como decimos en K-C: “La diversidad es un hecho, pero la inclusión es una elección”. Elegir la inclusión debe ser parte de un esfuerzo constante. Nos hemos asociado con éxito con el Instituto Bold, en Brasil, para ofrecer puestos a pasantes de bajos ingresos, como parte del Programa de Pasantías Corporativas desde 2020. Esto ilustra uno de nuestros esfuerzos conscientes para fomentar el desarrollo y la mejora del potencial humano.

5. La inclusión debe formar parte de nuestra identidad. Ya sea un producto, una campaña de marketing, un programa de pasantías o un proceso de entrevista de nivel superior, éste debe reflejar quiénes somos como individuos, como líderes y como empresa. Debe estar en el centro de todo lo que hacemos.

Por: Viviane Cury, Vicepresidente de Recursos Humanos en Kimberly-Clark para América Latina