¿Podemos comer pastas y sin culpa?

Las pastas son riquísimas, no hay duda de eso, el problema es que las mujeres -por lo general- vivimos con el fastasma de los carbohidratos… entonces tratamos de evitarlas y cuando las comemos, nos pesa la conciencia que- al unísono- envía información a nuestro cerebro con una alerta de que ese peso también se verá reflejado en la báscula….  ¿se puede comer pastas sin culpa?

La verdad de este alimento. Es real que con la llegada del invierno, el consumo de pastas aumenta considerablemente entre los chilenos. Por persona, se ingieren 9,4 kilos de pasta al año, lo que nos transforma en el país de la región que más demanda estos productos. Una de las razones de este alto consumo es que a través de este carbohidrato se consigue un efecto de saciedad muy rápido, brinda energía, es fácil de preparar y delicioso. Además, en invierno debido a las bajas temperaturas, el cuerpo requiere más calorías y la pasta se transforma en favorita.

¿Qué valor calórico tiene una taza de pastas? entre 250 y 600 calorías por taza. Lo que pocos saben es que agregar pastas a la dieta cotidiana puede ser saludable, siempre que se consuman con moderación.

María José Abumohor, Nutricionista de Clínica La Parva, explica que: “la recomendación es que cada porción no exceda una taza y lo aconsejable es consumir pastas sólo una vez por semana. En el caso de las mujeres, un puño de tallarines basta, mientras que para los hombres dos puños entregan lo necesario para el día. Hay que apostar por una alimentación variada, y si nos gustan las pastas, es recomendable preferir las integrales que aportan fibra y  satisfacen más, así  evitamos comer a deshora cualquier cosa. De todas formas, el almuerzo es un buen momento para consumir pastas, porque el cuerpo necesita energía para cumplir con el requerimiento en cuanto a carbohidratos”.

Entre las opciones de pastas saludables, la experta destaca los fideos Shirataki, un producto que ha comenzado a establecerse en nuestro país como una alternativa a los tallarines comunes e integrales. Estos fideos son de origen asiático y se fabrican a partir de la raíz de la planta Konjac. Su nombre significa “cascada blanca” y se llama así por la forma y textura que adopta este producto. “La magia de este alimento radica en que casi no contiene grasa, carbohidratos, azúcares, gluten ni calorías. Además, es alto en fibra, lo que favorece el tránsito intestinal y el bienestar del aparato digestivo”, añade la experta.

Una taza de pastas con salsa boloñesa aporta 330 calorías, mientras que la misma cantidad de Shirataki, tan solo 140, es decir, 190 calorías menos. Su valor calórico es incluso menor al de los los populares fideos de arroz, una taza de este tipo de tallarines con verduras y algas aporta 230 calorías, 90 calorías más que la misma cantidad de Shirataki.

Los shirataki son una opción real para los fanáticos de las pastas que quieren cuidar su peso y añadir este carbohidrato a su dieta semanal. De igual modo, es un producto que no resulta caro, se puede encontrar en diversos comercios de Patronato y en el centro de Santiago.

Tabla con las porciones recomendadas para cada pasta y su aporte calórico:

TALLARINES CALORÍAS PORCIÓN
Fideos blancos con salsa boloñesa 330 1 TAZA
Fideos integrales con tomates, camarones, espinacas 300 1 TAZA
Fideos de arroz con verduras y algas 230 1 TAZA
Ravioles rellenos de carne con salsa boloñesa 350 1 TAZA
Ravioles rellenos de espinaca champiñones 266 1 ½ TAZA
Tallarines de zapallo italiano con salsa carne 170 1 ZAPALLO ITALIANO
Lasaña de verduras con berenjena 230 PALMA DE MANO
Shirataki con salsa boloñesa 140 1 TAZA
Lasaña de carne con queso y salsa 600 PALMA DE MANO
Butternut squash al horno con salsa 120 1 TAZA
Ñoqui 200 1 TAZA

“No elimines los carbohidratos, aprende a consumirlos. Los carbohidratos nos entregan energía necesaria, sin embargo hay que saber diferenciar el tipo de carbohidratos que debemos comer para tener una dieta saludable. Lo mejor es preferir arroz o pasta integral, ya que aportan fibra y energía. Otro alimento muy bueno es la quínoa, que otorga más proteínas si lo comparamos con una pasta. Cuando comenzamos una ‘dieta’, ojalá no sacar al 100% el carbohidrato, sino que optar por el más saludable, ya que en algún minuto esa ansiedad por comerlos, hará que los ingiramos en una gran cantidad, esos “atracones” son los que nos hacen engordar,  ya que el  carbohidrato se absorbe como exceso de azúcar y se convierte en grasa”.

María José Abumohor, Nutricionista www.clinicalaparva.cl.

 

 

Facebook Comments