Lo que puede parecer una locura

Walo Frías -conductor del programa Rock&Ruedas de Radio Futuro- sufrió un accidente en moto que lo dejó parapléjico el 2013. Después de 4 años Walo regresa a las pistas en dos ruedas… un propósito que venía amasando desde el fatídico hecho. Así, lo que puede parecer una locura, se transformó en una historia de valor y resiliencia, que deja un mensaje realmente inspirador:

“…estaba tirado en el piso y siempre supe que me había cortado la columna, había que actuar rápido, mi compañero llamó para pedir un helicóptero y sacarme rápido de ahí. Cuando uno practica un deporte de riesgo sabe que esto puede suceder, no lo estás pensando siempre, pero es parte “de”, entonces frente a una lesión grave hay que agradecer estar vivo y mentalizare para que la situación no empeore. Creo que la calma que mantuve ahí, clavado al suelo como un insecto en un insectario, con la sensación de tener un chuzo caliente que me atravesaba la espalda, y salía por mi esternón, fue lo que me ayudo a lograr una recuperación tan buena y rápida, especialmente de mi conciencia. La diosa fortuna o suerte, no estuvo conmigo ese 25 de mayo y como casi siempre sucede, en la última vuelta se desencadenó la tragedia”,  así relata los primeros momentos del accidente Walo Frías.

Antes del año volvió a conducir su auto; esto le permitió recuperar su independencia, obtener confort y ahorrar. Así Walo fue descubriendo cómo funciona la realidad para un discapacitado en nuestro Chile, donde para él,  solo existe un “discurso” inclusivo: “siento una enorme pena por quienes viven con una discapacidad y dependen de la locomoción colectiva; somos minoría y no estamos unidos para ejercer fuerza y provocar cambios. ¿Cuál es la realidad?  las calles están llenas de obstáculos, -yo no puedo salir de mi casa porque las veredas están chuecas y las que repavimentaron, las hicieron inclinadas… eso me obliga a bajar a la calle, con el riesgo que eso supone-; faltan estacionamientos especiales; hay muy pocos espacios de servicios básicos adaptados -no tengo cerca de mi casa ningún Banco de Chile que tenga oficina para empresas en el primer piso o que cuente con ascensor; pagamos los mismos impuestos que alguien al 100% de sus posibilidades y necesitamos medicamentos que bordean los $150.000, los remedios más caros de la región. En resumen, no recibimos ninguna ayuda, solo sobadas de espalda… es absurdo que como empresario pueda descontar IVA por una camioneta, pero por una silla de ruedas no pueda descontar nada”.

¿Qué pasó contigo al enfrentar esta nueva etapa y percibir que mucha gente esperaba que dieras la pelea?

Recibí oleadas de apoyo y con eso le encontré sentido a lo que venía haciendo hace años en comunicaciones, le causé dolor a muchas más personas que a mi círculo cercano. Todos me entregaron buena energía y eso me dio fuerzas para demostrar que nada había cambiado y que pronto estaría de regreso. El cariño fue una gran motivación y me hizo estar más comprometido que nunca.

¿Por qué te empecinaste en volver a subir a una moto?

Cuando hay algo que de verdad quieres, te gusta y lo necesitas, no piensas en el miedo… las motos son mi pasión. Soy animal de emociones y es muy fome vivir la vida sin controlar el temor, porque eso es lo que permite enfrentar retos. Acá hay un trabajo personal importante que tiene que ver con creer en mí, más allá de lo que la gente pueda pensar, es uno el que tiene que estar convencido de alcanzar objetivos.

¿Cómo surge la idea de adaptar una moto para regresar a tu pasión?

No soy el primero y tuve la suerte de conocer por medio de un amigo español -que me dejó mi paso por el DAKAR- a Nicola Dutto quien me compartió las modificaciones que él hizo en su moto. Sabía de Dutto antes de mi accidente y por eso, desde el minuto en que caí, me propuse regresar. Por suerte Yamaha me auspició; la moto es unaWR250 F, para practicar ENDURO que es una disciplina del OFF ROAD. Es la renovación de la moto en la que me accidenté, por lo que eso también tiene algo especial.

¿Cuál es el objetivo de volver a las motos?

Estaba convencido de que esto sería una terapia y después de vivirlo lo sostengo con convicción. Quiero compartir mi experiencia y llevar, a quienes se atrevan, a vivir la sensación de independencia que se logra al montar en motos. Es algo muy especial y que además te expande la mente mejorando tu nivel de conciencia.

¿Que le dirías a las personas que se han visto enfrentadas a una situación de discapacidad repentina?

Que la vida siempre abre puertas cuando otras parecen cerrarse, la vida nunca te dejará solo, somos nosotros los que nos olvidamos de agradecer estar vivos y eso se hace dando parte de lo que hemos recibido.

Walo tuvo un propósito, sintió confianza en sus capacidades, mantuvo su autoestima elevada. Fue optimista, tuvo esperanza y decidió elegir: ¡Sí se puede! ese fue el mensaje que repitió muchas veces al volver a montar en dos ruedas…“no hay que abandonar los sueños por estar en situación de discapacidad, quiero que la gente se atreva…”, manifestó enérgicamente el conductor de Rock&Rueda.

Gokarts La Reina   / Fotos: Claudio Valle

Facebook Comments