RejuvChip fuente de vitalidad

Para nadie es una novedad que con el pasar de los años no solo nuestra apariencia va cambiando; el proceso de envejecer viene acompañado de la pérdida de energía física, mental, y la función hormonal del cuerpo disminuye lentamente… así los ritmos cambian y muchas veces aunque nos sintamos vigentes, corporalmente van llegando avisos, esto en tiempos en que cada vez vivimos más. La buena noticia es que al compás de muchos avances científicos ya se puede hablar de un producto que promete otorgar un pasar de los años con más energía y de manera sana: RejuvChip fuente de rejuvenecimiento. Acá dejamos algo de información que nos entrega la doctora Barbara Martin, quien lleva 1 año y medio usando el chip, luego de certificarse en Estados Unidos, para aplicar la técnica en sus pacientes:

¿Qué es este chip de rejuvenecimiento?

Es un pellet (chip) que introduce en el cuerpo hormonas bio-idénticas que provienen de una fuente botánica. Esta testosterona (T) del chip entra en el cuerpo en su forma molecular natural y por lo tanto no altera la fisiología normal, como sucede con las hormonas sintéticas.

¿Lo pueden usar hombres y mujeres?

Sí es para hombres y mujeres, pero en hombres se necesitan dosis más altas. Quienes se someten al procedimiento de Rejuvchip disfrutan de una serie de beneficios para la salud, ya que los síntomas de reducción de la testosterona (T) afectan a ambos sexos.

¿Cuáles son principales los beneficios del chip?

Hay un aumento de la energía física y mental, un mejoramiento en el rendimiento sexual, el estado físico es más  saludable, las personas tiene sensación de bienestar. En el caso particular de las mujeres que están en período de menopausia, se alivian los sofocos, sienten rejuvenecimiento vaginal, hay aumento de la densidad ósea, mejora el sueño y si aún hay período, hay alivio del síndrome premenstrual.

El chip genera un mayor equilibrio hormonal. La investigación científica sugiere que los chips de testosterona pueden incluso reducir el riesgo de cáncer de seno y los padecimientos que surgen a causa de la preponderancia del estrógeno, tales como cáncer de mama, fibromas uterinos, obesidad y fibromialgia. Todas estas afecciones han mostrado mejoras, gracias al uso del chip (T). La explicación es que el cuerpo alcanza un equilibrio hormonal,  además, cuando la testosterona natural es distribuida de esta manera, lenta y constantemente en el cuerpo, imita la fisiología inherente del cuerpo, generando efectos secundarios mínimos y resultados superiores.

¿Cómo se instala el chip?

Primero hay que hacer una evaluación adecuada y un consentimiento informado, los chips de testosterona se colocan con anestesia local, a través de una incisión de 3 mm en el área de la cadera. El procedimiento es rápido, se realiza en pocos minutos y prácticamente sin dolor, una cinta adhesiva se retira a los cuatro días,  y los beneficios se comienzan a sentir dentro de dos semanas; el chip que se inyecta en el cuerpo liberará constante y gradualmente una dosis de esta hormona bioidéntica, éstas entran en el cuerpo como si fueran generadas por tus propias glándulas. Se recomienda mantener una dieta saludable, actividad física y suplementos recomendados, como parte de este tratamiento.

¿Cuánto tiempo dura el efecto y en qué casos se recomienda?

En las mujeres el efecto dura de tres a cuatro meses y de cinco a seis meses en los hombres. En personas de 40 años ya es beneficioso, pero de verdad donde se ven los efectos de forma drástica es en la gente de más de 60 años. A ellos les cambia la vida de forma casi milagrosa. Todos pueden optar por este tratamiento, excepto mujeres que tengan previsto quedarse embarazadas en los próximos seis meses y hombres con cáncer de próstata.

 Testimonio: “estaba físicamente cansada, con los comienzos de la menopausia, me costaba levantar, perdí la energía, subí de peso y cada vez tenía menos ganas y voluntad para hacer ejercicio, me faltaba disposición cuando siempre fui deportista… los  sofocos  me tenían ´mal´y cambió mi temperamento, tolerancia… ¿Qué me pasó con el chip? mejoró todo, me siento activa, contenta y con buena disposición, hasta tengo una mejor actitud mental, desaparecieron completamente los sofocos y sudoraciones. Ya me he puesto tres veces el chip y estoy  muy contenta con los resultados, mi entorno también lo agradece. Además, ha mejorado mucho mi tono muscular, me siento jovial y realmente la sensación de que la líbido ya no existía se terminó, siento que hoy todo funciona como debería ser, por eso, cada 4 meses cuando siento que está decayendo el efecto voy para comenzar nuevamente el tratamiento”, cuenta Patricia,  55 años.

Facebook Comments