¿Cómo reutilizar los alimentos en vez de desecharlos?

Son varias las personas que botan sus frutas y verduras pensando que ya cumplieron su ciclo, ya sea porque tienen ciertas partes maduras o con decoloración. Sin embargo, todavía se pueden consumir, especialmente en algunas recetas saludables. ¿Cómo reutilizar frutas y verduras en vez de desechar los alimentos?

Frutas y verduras, al igual que todos los alimentos, tienen un momento de caducidad. Como no incluyen fechas, sus formas y color son la alerta visual para reconocer si se pueden consumir o no. No obstante, cerca del 95% de los chilenos bota a la basura, al menos una vez al mes, alimentos antes de que estos pierdan sus nutrientes. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a nivel mundial se pierden cerca de 1.300 millones de toneladas de alimento anualmente, mientras que en Chile esta cifra alcanza los 3.7 millones de kilos al año.

Una parte de las verduras que se desperdicia siempre son los tallos de verduras, tales como alcachofas, apio o acelgas, pero estos contienen las mismas propiedades durante su ciclo de vida. Por ejemplo, las alcachofas tienen minerales beneficiosos para la salud, como el potasio, hierro, fósforo, sodio, manganeso, cobre y zinc, así como también vitaminas A, B y C. Esta verdura protege al organismo de infecciones y toxinas, además de reducir el colesterol, los triglicéridos y ser un excelente diurético. La acelga por otro lado posee magnesio, provitamina A y ácido fólico, como también vitamina B1 y B2, y ayuda a combatir la anemia, evita el estreñimiento, ayuda a adelgazar y refuerza los huesos, por lo que desperdiciar el tallo es un gran error.

Reutilizar frutas y verduras que aún tiene nutrientes

En la actualidad hay cada vez más preparaciones en los que se pueden utilizar las frutas y verduras que tienen un par de días en el refrigerador. Incluso, cada vez más personas se suman a la tendencia llamada «Trashcoocking», que no es más que aprovechar los beneficios de estos productos en ciertas recetas.

Los colados son uno de ellos. Perfectamente, se pueden hacer con tallos de alcachofas o acelgas, agregando zanahorias, hojas de betarraga, entre otras verduras. Su preparación es bastante sencilla, solo se necesita agregar los ingredientes en una sopera como la SoupMaker o un una olla a presión. Esta es una buena forma de darle una vida extendida a las verduras, sobre todo porque estas en específico tienen muchos beneficios para la salud. Incluso, es posible agregar paltas que tengan decoloración más negra para el sabor.

Otra opción son los caldos, perfectos para condimentar nuestros platos preferidos. ¿Y la mejor parte? Se pueden congelar como cubitos de hielo para utilizarlos cuando mejor parezca, ya que duran hasta por tres meses. La receta es bastante sencilla, se tiene que recuperar toda la verdura que no se ha utilizado, ya sean restos de cebolla, de ajo, tallos de acelga o alcachofa, en resumen, todo aquello que se tenía pensado eliminar. Los alimentos -previamente lavados- se pueden meter en una olla con agua que sobrepase las verduras y dejarlo hervir hasta que el caldo quede a gusto de cada uno. Luego, todo se cuela para que nada se pase y listo.

Son muchas las opciones que existen para alargar la vida de los alimentos, solo falta elegir con cuál quedarse y la que más acomoda, ya que el «rescate» de estos no solo ayuda al medio ambiente, sino que se aprovecha hasta el más mínimo nutriente.