Hierbas que sanan

¿De qué se trata la fitoterapia?  Te dejamos los fundamentos de esta practica milenaria, más algunas plantas que sirven para tratar síntomas y enfermedades.

El uso medicinal de plantas para la prevención, curación o alivio de síntomas y múltiples enfermedades tiene el nombre de fitoterapia, palabra que proviene del griego “phytos” (planta, vegetal) y “therapeia” (terapia).

¿Alguna vez has tomado una “agüita” de alguna planta y te has recuperado de tu dolencia? Seguro que más de una vez  escuchaste que la melisa, por ejemplo, sirve para bajar la ansiedad y dormir mejor. La práctica de la “medicina natural”, frente a la farmacológica medicina tradicional, se ha extendido bastante en nuestra población, y la verdad, es una antiquísima práctica.

“El uso medicinal de las plantas se ha venido utilizando desde tiempos inmemoriales en el tratamiento de muchísimas enfermedades y afecciones del hombre, ya que se hace uso de los principios activos de las plantas con fines terapéuticos”, explica Pedro Antonio Lotoszynskiel, docente y experto en fitoterapia de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico.

La fitoterapia sirve para la gran mayoría de las enfermedades conocidas hasta el momento y se puede utilizar de manera complementaria o como tratamiento único, dependiendo de las características del caso médico. “En muchos casos la fitoterapia puede ser el único tratamiento o bien complementario, ya que la medicina alópata o tradicional está centrada, por lo general, en el tratamiento o alivio de los síntomas y no en tratar causas. Una ventaja que presenta el consumo de plantas medicinales es que sus principios activos están biológicamente equilibrados por la presencia de sustancias complementarias que van a potenciarse entre sí, de forma que en general no se acumulan en el organismo ni producen efectos indeseados”, asegura el nutricionista.

Por otro lado, tratar una molestia o enfermedad con plantas naturales está ganando adeptos en el mundo entero, ya que no tienen efectos secundarios como los fármacos tradicionales. “Los efectos secundarios van a depender del estado de salud de la persona que lo recibe, en especial a nivel gastrointestinal, por ejemplo, si el paciente padeciera de gastritis, acidez u otro cuadro similar. Sin embargo, el consumo de los mismos agentes fitoterápicos también puede tratar efectivamente esos problemas”, apunta el especialista.

Pedro Antonio Lotoszynski menciona algunas plantas medicinales conocidas por su gran efecto en la salud y otras novedosas que están actualmente en estudio:

Maqui: antioxidante que sirve para tratar la diabetes y la intolerancia a la glucosa.

Ajo: antibiótico natural que ayuda a bajar la presión.

Quillay: expectorante y diurético.

Paico-boldo: ideal para problemas digestivos.

Sen, Alejandría: disminuye el estreñimiento.

Alcachofa: para tratar problemas del hígado y vías biliares.

Pata de vaca/Morera: ambas plantas son ideales para tratar la diabetes.

Stevia: una parte de esta planta medicinal se usa como edulcorante natural, mientras que la otra parte tiene efectos antioxidantes y baja la glicemia.

Ginkgo biloba: sirve para mejorar la circulación de la sangre y la memoria.

Eucaliptus: para el tratamiento de la diabetes y enfermedades respiratorias.

Sangre de drago: es útil para tratar el cáncer.

Castaño de indias: es un aliado contra las várices.