Motivemos los buenos hábitos alimenticios

Aunque los padres se esfuercen por alimentar a sus hijos con productos saludables, es probable que ellos consuman alimentos que no lo son cuándo están fuera de casa. ¡Motivemos los buenos hábitos alimenticios!, esa es la única alternativa para que los adolescentes incorporen que no es sano consumir comida chatarra. Los horarios sociales muy ajetreados y la presión de sus compañeros pueden hacer que la buena alimentación sea un desafío, así lo plantea Susan Bowerman, dietista y Directora en Educación y Capacitación Mundial en Nutrición de Herbalife Nutrition.

“Al enseñar a los adolescentes el valor de la buena nutrición, puedes aumentar las posibilidades de que elijan una manzana en lugar de un dulce cuando estén fuera de casa”, dice la experta en nutrición. A continuación, encontrarás algunos métodos de Bowerman, que puedes empezar a usar desde hoy para asegurarte de que tus adolescentes mantengan hábitos alimenticios saludables en cualquier lugar y en cualquier momento.

Tips para que los adolescentes tengan buenos hábitos alimenticios:

1. Pon un buen ejemplo. Entre más coman en casa tus hijos, mejor salud tendrán; los niños y adolescentes que acostumbran comer con sus familias, tienen más probabilidades de consumir alimentos sanos y logran mantener un peso adecuado. Por lo tanto, aprovecha estas instancias, por lo menos tres veces por semana comidas saludables en el hogar .

Cuando las semanas sean muy agitadas, compartir los desayunos y los almuerzos de los fines de semana. La unión familiar durante los horarios de comidas inculca valores en los niños relacionados con una buena alimentación, que ellos llevarán consigo a donde quiera que vayan.

2. Enséñar a tomar decisiones inteligentes relacionadas con la comida rápida. Cuando tus hijos adolescentes salen con sus amigos, quieren encajar; por lo tanto, cuando el grupo termina en un establecimiento de comida rápida, asegúrate de que tus adolescentes sepan escoger lo que es mejor para sus cuerpos.  Por ejemplo, elegir un sándwich de pollo a la parrilla en lugar de una hamburguesa de queso y tocino, o una orden pequeña de papas fritas en lugar de la opción más grande, son pasos en la dirección adecuada.

Asimismo, anima a tus niños a consumir una cantidad adecuada de agua. En esta época está de moda llevar una botella de agua, asegúrate de que tus niños las usen cuando coman fuera de casa.

3. Dales opciones para su lugar de estudio. Cuando los niños están en clases, tienen la opción de comer cosas poco saludables todo el tiempo y  en algunos casos, los casinos o cafeterías tampoco hace un buen trabajo en proporcionar alternativas saludables.

Enséñale a tu hijo la importancia de elegir las opciones saludables cada vez que sea posible. Por ejemplo, anímalos a elegir ensaladas, frutas, verduras y proteína magra en lugar de la pizza y los hot dogs. Se trata de hacer elecciones inteligentes en situaciones no tan ideales.

4. Mándalos al colegio con almuerzo y colaciones saludables. En algunos entornos, los demás no te ven bien cuando llevas tu comida y tampoco es una opción llevar una lonchera.

Aunque tus hijos adolescentes se quejen, anímalos a llevar algo de comida saludable al colegio y si lo logras, prepárales algo sencillo para llevar.  Puedes incluir entre otras cosas un sándwich de pan integral, yogur, manzanas, zanahorias bebés con aderezo y tiras de queso.

Si tus hijos adolescentes tienen algunas colaciones saludables a la mano, hay menos posibilidades de que terminen yendo al quisco.

5. Involúcralos en el proceso. Cuando  los niños participan en las compras, cocción y preparación de los alimentos, es más probable que ellos piensen en opciones saludables. Déjalos que te ayuden a cocinar. A medida que crecen, anímalos a preparar sus propias colaciones o almuerzos. Te podrías sorprender de las buenas decisiones que pueden tomar.

6. Explica la necesidad de consumir «combustible» de calidad. Muchos estudiantes participan en un uno o más deportes. Entre otros beneficios, los deportes proporcionan una gran oportunidad para los adolescentes de aprender acerca de los beneficios de comer alimentos de calidad.

Solo se necesitara de un dolor de estómago o un sensación de náuseas para que un adolescente aprenda que se sentirá mejor compitiendo después de tomar un batido de proteína en lugar de comer comidas rápidas y grasosas. Con un buen combustible en el tanque, puede tener más energía para practicar y terminar sus juegos con fuerza.

“Como padres no podemos controlar todo o cultivar todo lo que nuestros hijos comen. Sin embargo, al establecer una base saludable, podemos darles las herramientas para que elijan opciones saludables ahora y cuando sean adultos”, concluye la especialista de Herbalife Nutrition.