Sergio Erasmo y el arte de tatuar

Hablar de tatuaje es ir mucho más allá que hablar de una determinada moda o tendencia, es ingresar en las emociones, los anhelos de las personas; es entrar en el mundo interior de quienes quieren grabar su piel con un dibujo o símbolo por alguna razón. Un tatuaje es el reflejo de los sueños y sentimientos de quien sirve como lienzo, o la expresión única del arte del tatuador. Así se desprende de una conversación sostenida con Sergio Erasmo, prestigiado make-up artist, que dejó su arte en innumerables pasarelas internacionales, y quien hoy se encuentra dividido entre el tattoo y el maquillaje. Ávido de compartir esta nueva etapa, Erasmo se muestra pleno, con el carisma de siempre; se evidencia más artista que nunca en dos áreas que lo llenan, donde expande su creatividad a todo pulmón y la pasión que lo caracteriza.

“Me siento cada vez más enamorado del tatuaje. Existe un vértigo constante al tatuar… es una instancia íntima que por lo general contiene una carga emocional importante, hay mucha energía que fluye al ir dibujando; conlleva además una enorme responsabilidad, no solo porque es de por vida, sino también porque en muchos casos es un ritual doloroso. Como artista siento que es verdaderamente alucinante, la gama de posibilidades que hay en este arte es tan amplia que la creatividad no tiene freno… ”, explica Erasmo.

Cómo parte la aventura…

Este argentino derivó al mundo del tatuaje porque era un aficionado a tatuarse, de hecho seis de sus amigos son tatuadores. “Una tarde estaba en casa de Gabba Salinas (mi mentora en este oficio) y le pregunté: “¿qué tenés ganas de tatuarme? Y ella respondió: nada! Vamos a comprar unas naranjas y vas a aprender a tatuar vos! “.

Ese mismo día, el maestro de maquilladores se puso a pinchar las naranjas y plasmó unas hojas de laurel en ellas. A la semana siguiente su amiga y mentora le pidió que tatuara ese mismo diseño en sus piernas. “Me sentía cómodo, relajado, como si ya lo hubiese hecho antes… Ella me alentó diciendo que estaba quedando increíble. A partir de ahí, enloquecí y empecé a ir todas las semanas a su estudio para seguir aprendiendo”, recuerda con gran entusiasmo.

¿En qué te has enfocado como tatuador?

Como estoy en mi faceta de aprendiz, me mantengo mucho con diseños orgánicos, como botánica, animales, estilo enciclopedia, puntillismo.

Adoro crear amuletos místicos de acuerdo a lo que me cuenta de su vida cada persona que será tatuada. Siempre desarrollo los conceptos de mis tatuajes a base de augurios o aprendizajes de quien está por tatuarse.

Me siento extremadamente cómodo con las agujas más delgadas, a diferencia de la mayoría de las personas que adoran las más gruesas, típicas del estilo tradicional.

Asumo que debe ser porque en maquillaje sólo tengo pinceles pequeños en mi brochero. Las imperfecciones y pigmentaciones en la piel las trabajo con pincel de delineado, el corrector y la base las aplico con pincel de esfumados de sombras.

¿Qué hay detrás de la propuesta estética de un tatuaje?

Hay dos caras en los tatuajes: por un lado está lo decorativo. Desde siglos, las tribus marcaron así su pertenencia, el paso a la adultez o la posición social en su comunidad. Por el otro, encontramos el lado más profundo y trascendental del tatuaje. En general, los dibujos son una declaración de nuestro gusto o lo que nos inspira. Son también una manera de destacar el final o comienzo de una etapa. Es una forma de recordar un aprendizaje que dejó huella, como un post it permanente. En este caso, el significado del tatoo es fundamental, ya que describe una página en la historia de quien la usa.

¿Qué diseños o estilos están en boga para mujeres?

Las mujeres tienen diferentes visiones o variantes de gustos en lo que piden actualmente. Para aquellas que aman todo lo femenino, delicado y sutil, los tatuajes minimalistas, pequeños, de trazos delgados o que contengan poca información, son los más elegidos. También prefieren aplicarlos en espacios pequeños o escondidos (dedos, detrás de la oreja o caras internas de los brazos).

En cuanto a la técnica, el tatuaje watercolor les ofrece la magia de lucir inocente, místico, y muy delicado sin importar el diseño. Este comenzó hace unos años y sigue muy vigente. Una de mis mejores amigas @carballocandelaria fue la pionera en la técnica watercolor en Argentina. Ella me tatuó con esta técnica el 2012 y me ha enseñado cómo trabajarla. Por otro lado, hay un boom con la botánica, las flores y la naturaleza; es un clásico de todos los tiempos y una de las formas más lindas y políticamente correctas para decorar el cuerpo.

¿Alguna sugerencia para las chicas más osadas?

 Por supuesto… la versión sexy de los tatuajes hoy es la categoría underboob (debajo de los pechos), al igual que las costillas, y al costado de las caderas. También están apareciendo nuevos lugares como la pelvis (que asumo en poco tiempo se transformará en el nuevo underboob).

 ¿Cómo se reconoce a un buen tatuador?

Para escoger a tu artista hay que revisar meticulosamente su portafolio y estética. Las redes sociales permiten que accedamos a gente que no tendríamos posibilidad de contactar de otra forma. Hoy en lugar de entrar a una galería y escoger un tatuaje de catálogo, como en los 90s, tenemos la posibilidad de conocer distintos artistas, ver sus trabajos exhibidos e incluso contactarlos para explicarles que nos gustaría lucir en la piel y obtener una pieza única e irrepetible de por vida. El paso siguiente es elegir a quien tiene el estilo que nos identifica, y explicarle lo que queremos. Finalmente, cuando ya escogimos al personaje indicado y el tatuaje hay que relajarse y dar libertad al artista, ya que las piezas más hermosas son las que motivan al tatuador, y nada motiva más a un artista que la libertad de crear.

Desde lo emocional, ¿cuál es tu visión de quienes deciden tatuarse?

Las historias de quienes vienen a tatuarse conmigo son muy variadas y casi siempre tienen una carga emocional importante, desde plasmar conceptualmente a sus seres queridos que ya no están, hasta momentos en que se vislumbra una verdad, superación de complejos o fortalecimiento de la autoestima. Tiendo a escuchar mucho estas vivencias, me conecto desde un lugar que me ayuda a componer la imagen, el diseño fluye cuando conecto con la historia, y la persona tatuada lo adora, ya que sabe que entendí su vivencia.

Entonces, apuestas por la empatía en tu trabajo…

Creo que hay una enorme diferencia entre ser empático y ser simpático. Se requiere valor para ser empático, pues a veces hay que conectar con cosas dolorosas mías y ajenas. A diferencia de ser simpático, simplemente fingir que escucho, y luego dar unas vacías palabras de aliento. No hace mucho tatué a mi mamá. Ella quería las orquídeas que florecen solo un día al año, en honor a mi abuela, Bruna, quien fue un pilar de la familia, una persona amorosa, y contenedora para todos. Ella falleció en 2013. Puse mi corazón en ese tatuaje. Mi mamá tiene tres de estas orquídeas en su jardín y florecen sucesivamente en la misma semana, coincidiendo siempre con el día de la madre y el fallecimiento de mi abuela.

Como artista ¿qué te apasiona de los tatuajes?

Lo que más me apasiona es precisamente lo que más sufro: el proceso creativo.  Es el momento en que conoces a la persona que se tatuará y te metes en su historia de vida para llegar al diseño que quiere. En ese proceso pasas por muchos estadios, como frustración, cuando tu propio cerebro no te deja ondear profundo, ya que es naturalmente perezoso y adora su zona de confort. Se requiere trabajo para llegar a ese momento de “eureka”.

Te refieres a despertar la creatividad…

Exacto, la creatividad es un músculo dormido, presente y con mucho potencial en todos. Afortunadamente mi carrera como maquillador me ha servido como entrenamiento para este arte. Siento que me sublimo a mí mismo a través de mis tatuajes, plasmo mucho de lo que siento en cada uno. De hecho, tomo como un augurio y aprendizaje de mi propia vida la temática a desarrollar. Hace poco me tocó diseñar dos tatuajes distintos que tenían como temática el corazón. No lo pasé por alto, y entendí que era mi sensibilidad la que tenía que trabajar en estos procesos.

Respecto a su Academia de Makeup en Buenos Aires: “Es asombroso ver  lo que estamos logrando con los alumnos en estos dos años; en esta nueva etapa la docencia es un nuevo nivel que me tiene encantado… entrenamos a maquilladores basándonos en el detalle, decantar las técnicas por lógica, el profesionalismo, ejercitar el cerebro para desarrollar los procesos de creatividad. En  un futuro muy cercano, estoy seguro, estaremos viendo a nuestros alumnos transformarse en maquilladores muy influyentes y reconocidos. Y eso nos llena de orgullo”, concluye Sergio Erasmo.

@academia_de_makeup @academia.creadordemakeupartists @sergeerasmo

 – Un buen tatuaje se caracteriza por líneas sin relieve, ya que el relieve significa que han pinchado demasiado profundo o con mucha fuerza. Otro parámetro del pinchado extremadamente fuerte son las líneas “reventadas”, que se reconocen por una aureola gris rodeando algún sector del tattoo.

– La duración del color u oscuridad del negro no son parámetros de un buen o mal tatuador, ya que esto depende de qué tan bien se cuida el tatuaje, como por ejemplo usar protector solar cuando está expuesto. También influye la piel, en algunas pieles los colores resultan más vividos que en otras. Más allá de claras u oscuras, las pieles tienen un subtono, frías (entre un amarillo y oliva) o cálidas (entre rosadas y durazno).

 

Facebook Comments