Para aquellos de nosotros que nos encontramos en casa con la familia en este momento, puede ser más difícil hacer ejercicio a diario. En lugar de tratar de entrar en esa sesión de ejercicio tú solo, visualiza que es buen momento para incluirlos a todos. Se ha demostrado que el ejercicio no sólo apoya el estado de ánimo y la función cognitiva sino también tiene un efecto positivo en la conexión social. Mantén a toda la familia moviéndose en casa

Aquí hay algunas maneras de participar en una “sesión de sudor” para toda la familia:

Organiza o únete a una fiesta de baile virtual. Pon la lista de reproducción favorita de la familia y desarrolla tus mejores movimientos en la comodidad de tu sala. ¡No olvides invitar a la familia extendida a unirse virtualmente también!

Mételos en el yoga. Adaptable para todas las edades, el yoga es una excelente manera de hacer que todos se muevan y, posiblemente, reducir un poco el estrés. Fitbit Coach tiene una amplia gama de videos de yoga con prácticas cortas y largas así como sesiones específicas para satisfacer las necesidades del hogar.

Participa en una competencia saludable. Comenzar una mini liga deportiva doméstica o un partido uno a uno en el patio puede ser una forma divertida de competencia amistosa.

Deja que los pequeños tomen la iniciativa. Cuando un niño juega, a menudo se mueve de arriba para abajo, corre a toda velocidad y usa todo su cuerpo. Alienta a los más pequeños a fingir que son su animal favorito y haz que el resto lo siga. Al principio puede parecer un poco tonto, pero en realidad, este tipo de movimiento juguetón puede traer muchos beneficios para todos.

Métete en el jardín. Para aquellos con la capacidad de cultivar un jardín, consideren reclutar a cada miembro de la familia para que tenga su propio papel en mantenerlo. Sacar las hierbas malas, rastrillar las hojas y cortar el pasto puede aumentar la frecuencia cardíaca, además, pasar algún tiempo al sol también tiene sus propios beneficios.

Encuentra comunidad. Cada familia tiene su propio conjunto de desafíos únicos durante este tiempo y mantener la salud además de esta transición puede ser abrumador. Buscar nuevos sistemas de apoyo que compartan los mismos valores y luchas similares puede ayudar a aliviar algo del estrés.

Inspira un reto para ordenar el hogar. Hacer que los niños ayuden a limpiar puede ser un reto, entonces, ¿por qué no convertirlo en uno? Establece un temporizador de 10 minutos, sube la música y pídeles a todos que arreglen tantas cosas como puedan. Esto no solo puede alentar a todos a hacer un pequeño movimiento, sino que eliminar el desorden puede aliviar el estrés y fomentar la productividad.

Sé un ejemplo a seguir. No todos en el hogar pueden disfrutar del ejercicio de la misma manera, pero el modelado constante de un estilo de vida activo puede alentar a otros miembros de la familia a levantarse y moverse también.

Fuente: FITBIT