Se acerca el verano y, con ello, días y noches más calurosas. Las horas de luz son más extensas, por lo que las personas aprovechan de pasear más seguido con sus mascotas, jugar con ellas, llevarlas al parque o, simplemente, disfrutar del exterior. Y aunque esta práctica puede ser beneficiosa, sobre todo para los perros y sus dueños, es importante conocer los peligros que podrían correr nuestros animales si no los resguardamos de las altas temperaturas propias de esta época. Cuida a tu mascota del calor del verano, evita shock térmico en los animales, que en los casos más severos manifiesta pérdida de conciencia, hemorragias o falla multiorgánica.

“A los canes les afecta más el calor que a los humanos, ya que disponen de pocas glándulas sudoríparas, ubicadas principalmente entre las almohadillas plantares de manos y pies, por lo que deben perder calor, fundamentalmente, a través de la respiración y el jadeo. Esto provoca que su dificultad para disipar y luchar contra las altas temperaturas sea mayor”, explica Renate Grunefeld, veterinaria de Puppies & Kittens.

La especialista añade que la temperatura de los perros varía entre 37,5 y 39,1 grados, por lo que si se ven expuestos al calor intenso pueden sufrir un shock térmico, llegando hasta los 42 grados. Esto puede provocar aceleración del ritmo cardiaco, jadeos, respiración nerviosa y hasta pérdida de conciencia. Si el cuadro se agrava, podrían generarse daños mayores como hemorragias, insuficiencia renal o hepática, daño cerebral e, incluso, falla multiorgánica.

Consejos del especialista:

No rasurar el pelaje del perro, pues se le estaría quitando la barrera natural que tienen para protegerse del calor y de los rayos ultravioletas.

Mantener fuentes de agua fresca para la hidratación de manera constante.

Es importante entender que las rutinas de las mascotas cambian durante este tiempo, volviéndose menos activos e incluso, en ocasiones, requiriendo menos comida para obtener su energía. Por ello, se debe tener extremo cuidado con el ejercicio que realicen en días muy calurosos.

No exponerlos directamente al sol cuando más calienta para prevenir también posibles quemaduras en las almohadillas de sus patas, ya que la temperatura del asfalto puede alcanzar hasta 70°. Por esta razón, es importante que los paseos o juegos se realicen a primera hora de la mañana, o al atardecer.

Vigilar que la nariz y otras zonas de la cara sin pigmentación o que no estén protegidas por el pelo, no queden expuestas al sol. Pueden cubrirlas con una crema de protección solar para evitar quemaduras.

En relación con otro tipo de mascotas, el consejo es evitar que salgan en horarios de extremo calor, y si son hámster, erizos o similares, tener especial cuidado de que la jaula no esté ubicada bajo el sol.

Si es posible, adquirir algún accesorio para mantener a los animales cómodos en estos meses. En www.pyk.cl pueden encontrarse mantas refrescantes y juguetes que generan una sensación óptima de temperatura.