Nuestro tono de piel influye en la elección de los colores de la ropa, pero también es importante en la elección del maquillaje facial. ¿Cómo escoger la base de maquillaje correcta? esto puede ser todo un reto a la hora de comprar, más aún si consideramos la gran oferta de colores disponibles. 

La base de maquillaje no es una especie de autobronceador con el que conseguir el efecto del sol en nuestro rostro, cuello y escote durante todo el año. Es más bien el producto que te permitirá unificar el tono del cutis para poder lucir un maquillaje bonito y favorecedor, y un rostro libre de imperfecciones.

¿Qué bases se deben tener?

Se recomienda el uso de una base de maquillaje para el invierno y otra para el verano, puesto que el tono de piel no es el mismo durante el año. Por ello, para que tu rostro luzca natural, es muy adecuado que apuestes por tener dos bases distintas adaptadas a cada estación.

A la hora de elegir también es importante tener en cuenta la pigmentación de nuestra piel. No solo es fijarse en la tonalidad literal de la piel, desde la más blanca hasta la más oscura, sino también hay que ver si tiende a un color beige, rosado o dorado. Todo ello tiene que ver con nuestro subtono, es decir, la tendencia que tiene el producto a difuminarse con la calidez de nuestra tez.

En la mayoría de las bases, encontrarás indicadores de tres tonalidades diferentes:

  • Subtono frío: son aquellas pieles que se enrojecen con más facilidad. Las que son reactivas o sensibles al sol y son pieles finas, claritas y algo rosadas.
  • Subtono cálido: son pieles con pigmentaciones amarillentas o doradas. 
  • Subtono neutro: son las pieles que presentan diferentes pigmentaciones y que tienden a tener un tono beige.

“Se debe elegir siempre la base de maquillaje con pigmentación contraria al subtono de nuestra piel. Entonces, si tienes una pigmentación amarilla debes usar una base con pigmentación rosa para neutralizar el tono”, recomendación Denisse Basso, experto en belleza de L’Bel,

Para dar con tu tono de base exacto es imprescindible aprender a probarla. Para ello no debemos usarla en la mano o en el brazo, ya que el color de esta parte del cuerpo podría diferir varios tonos al de nuestro rostro. La base de maquillaje se debe de probar en el cuello o mentón. También es muy importante que lo hagamos con luz natural o luz de día, es decir, si estás en una tienda o centro comercial, las luces podrían hacer que la base se vea diferente a lo que es en realidad.

Si cómo elegir tu tono, te recomendamos usar la base de Maquillaje Nude Skin de L’Bel, que es ultraligera y su fórmula está enriquecida con vitamina B3, Pro-B5 y E, lo que ayuda a brindar vitalidad e hidratación inmediata a tu piel ¡Hasta por 24 horas!

Que la base contenga pro-vitamina B5 es fundamental, ya que ayuda a la piel a mantenerse suave, tersa y saludable. También tiene un efecto anti-inflamatorio, favoreciendo la estimulación de los procesos curativos del cutis. Además, es profundamente hidratante, ayuda a mantener la piel saciada, absorbiendo la humedad del aire.

¿Cómo aplicarla? 

Paso 1: Aplica una pequeña cantidad de base sobre la frente, nariz, pómulos y mentón.

Paso 2: Extiende la base con la ayuda de una brocha, esponja o tus dedos del interior hacia el exterior del rostro

Paso 3: Con suaves toques con las yemas de los dedos termina de emparejar y difuminar la base hasta que no parezca que la tienes.