Las celebraciones del 18 de septiembre son de las más importantes en nuestro país, donde la comida típica chilena es protagonista. Daniela Arriagada y Daniela Gómez, nutricionistas del Centro de Obesidad de Clínica Bupa Santiago, entregan algunos consejos: ¡cuida la alimentación en estas Fiestas Patrias!.

Se estima que, en promedio, los chilenos aumentan entre 2 a 4 kilos durante las celebraciones de Fiestas Patrias, ya que la ingesta de calorías duplica o triplica los requerimientos diarios. Así lo explican Daniela Arriagada y Daniela Gómez, ambas nutricionistas del Centro de Obesidad de la Clínica Bupa Santiago, quienes frente a este escenario nos entregan una serie de recomendaciones para disfrutar de los festejos dieciocheros sin excederse. 

Es común que las personas consuman alimentos altos en calorías, azúcares y grasas saturadas además de alcohol, en cantidades mayores a lo habitual, lo que se puede traducirse en molestias gastrointestinales, flatulencia, acidez, náuseas, estreñimiento o diarrea. Por eso la recomendación principal es no exagerar en un solo tiempo de comida, ya que seguramente habrá más de alguna celebración”, explican las expertas. 

Según las nutricionistas, lo primero es organizar la alimentación, comenzando por realizar un menú que incluya las comidas principales (desayuno, almuerzo, colación y once/cena). “Esto ayudará en la selección y variedad de los alimentos, en los que es importante incluir aquellos que aportan fibra dietética y contribuyen a la saciedad y buen funcionamiento del tracto digestivo, como verduras, frutas, cereales integrales y semillas. Además, debemos incluir proteínas y cuidar mucho la hidratación diaria. Con la organización, podemos pensar en al menos tres o cuatro alimentos de diferente origen, para tener una variedad de nutrientes sin dejar de disfrutar la gastronomía típica de estos días”, señalan.

Horarios y dietas 

Sabemos que las celebraciones de Fiestas Patrias pueden ser extensas, por lo que es importante tener en cuenta los horarios. “Hoy se sabe que las hormonas que regulan el apetito tienen un ciclo circadiano y funcionan mejor en ciertos horarios (aproximadamente entre las 05:00 a 17:00 hrs). Por esta razón, recomendamos no saltarse el desayuno, almorzar antes de las 15:00 y calcular la última ingesta tres horas antes de acostarse, para ir en armonía con el funcionamiento de nuestro organismo”, sostienen Daniela Arriagada y Daniela Gómez.

Una vez que pasen estas fechas, las expertas aclaran que más que restringirse en la alimentación, la clave está en volver al equilibrio. “Es decir, retomar una alimentación saludable, hacer ejercicio de forma moderada e hidratarse bien. Para esto es importante recordar que el consumo de agua debe ser de al menos 6 a 8 vasos al día. Si se va a beber alcohol, preferir aperitivos con bajo contenido de azúcar como vino o espumante, y limitar el consumo de terremoto por su gran contenido de azúcares simples y destilados con bebidas cola o azucaradas”, dicen.

Ideas más saludables

  • Cortes magros de carnes rojas (lomo liso, abastero, huachalomo, pulpa/posta rosada de cerdo) y blancas (pollo, pavo).
  • Pescados a la parrilla.
  • Ceviche de champiñones o lentejas.
  • Brochetas de verduras.
  • Quinua o papas cocidas (medidas con una taza pequeña).
  • Pimentones rellenos.
  • Hummus de betarraga o palta.
  • Mayonesa de zanahoria.