El último reporte EPI, entregado por EF Education First, ubicó a Chile 10 lugares más abajo que el 2020 en cuanto a dominio del inglés, registrando la peor caída en la historia del ranking. Si bien nuestro país continúa en nivel moderado, esto encendió las alarmas. Una preocupación es la de perder el manejo de un segundo idioma cuando ya hay cierto manejo, ¿sabías que puedes perder un idioma por completo si no lo practicas?… Acá la pandemia también afectó, pues, la imposibilidad de viajar fue un freno para ejercitar una segundo lengua… 

“En seis meses sin practicar un idioma, una persona empieza a perder aquellas partes que menos ha integrado o consolidado durante su aprendizaje. Como todo, sin práctica, los aprendizajes se olvidan e incluso, cuanto más rápido se aprende, más rápido se puede olvidar porque está menos consolidado”, explica Pablo Parera, gerente general de EF Education First Chile.

Diego Ibarra, profesor de Inglés del Colegio Pucará de Graneros, agrega que “si bien la pérdida es gradual, comienza por el vocabulario -pudiendo ser incluso en un par de meses- y el manejo del idioma. A la persona le van a faltar palabras y elementos con los que se pueda comunicar, además del tono, la fonética, la pronunciación y con ello la seguridad y las ganas de hablar. Finalmente, aparece la frustración de no poder comunicarse”.

El académico explica que si la falta de práctica es absoluta, una persona podría en dos años perder la mayoría de las palabras.

La recomendación principal de los expertos es viajar, para insertarse de lleno en la cultura e idioma del lugar, lo que facilita convertirse en bilingüe y, por ende, agregar una barrera extra al riesgo de “olvido”; pero también existen otras formas de mantenerse vigente en un idioma que no es el nativo.

Entre las recomendaciones destaca, por ejemplo, el uso de videojuegos, que son un nicho no explorado, pero que ayuda mucho, porque para manejarse en un juego en línea es muy importante el inglés, y permite que podamos interactuar con gente de Asia, de Europa, cuya lengua materna no necesariamente es el inglés. Entonces es muy enriquecedor y una buena forma de no perder la práctica”.

“Distinto a viajar y vivir en el extranjero, que es lo más recomendado y eficiente para dominar un segundo idioma, existen otras opciones, como por ejemplo, leer, escuchar y ver contenido audiovisual, ya sean series o películas. Otro aspecto que nos están dando las mayores libertades pospandemia son sesiones conversacionales en un café o bar, por ejemplo, que son muy buenas prácticas complementarias que ayudan a mantener el nivel en diferentes áreas del idioma. Lo más importante es que el consumo de información en el idioma debe ser diario”, explica Pablo Parera.

Según el reciente reporte EPI, nuestro país se mantiene en nivel moderado, el que ostenta desde 2019 y mostrando un crecimiento evolutivo desde el primer ranking en 2011, cuando registró un nivel muy bajo. Sin embargo, Chile fue relegado al cuarto puesto de Sudamérica, quedando detrás de Argentina, Bolivia y Paraguay, lo que ha generado la preocupación por seguir avanzando en el manejo de un idioma que amplía las posibilidades de desarrollo y en cuyo dominio la práctica constante ocupa un lugar fundamental.