“Vivir con piel sensible puede ser un viaje de vida complejo para quienes padecen esta condición, y no son pocas las personas afectadas en todo el mundo, de hecho, el 70% de nosotros admitimos tener una piel propensa a la resequedad, tirantez, y molestias”, admite Nayibeth Andrade, Product Manager de Cetaphil. Hay que aclarar que son 5 signos de la piel sensible, pero muchos factores pueden desencadenar o exacerbar la sensibilidad de la piel, desde irritantes químicos hasta condiciones ambientales, cambios hormonales y estrés.

¿Cómo podemos identificar la piel sensible para poder seleccionar los mejores productos para nosotros?

1. Barrera de la piel debilitada. La capa superior de la piel consiste en una barrera muy eficaz contra las agresiones externas. Está compuesta por células compactadas en una matriz lipídica como pared que limita la penetración de productos químicos. Las personas con piel sensible a menudo tienen esta barrera protectora más delgada o dañada, lo que permite que los irritantes penetren más fácilmente y que la piel se deshidrate más rápido. Esto es algo que no se ve, pero sí se siente. Si eres propenso a sufrir molestias, como ardor o escozor cuando usas productos no diseñados para pieles sensibles, es muy probable que tengas la barrera cutánea frágil o dañada.

2. Incomodidad o molestias. Enrojecimiento, picazón, ardor, escozor, la piel sensible puede ser propensa a todo tipo de sensaciones desagradables. La irritación es uno de los signos más frecuentes y molestos de la piel sensible. A veces lo ves, otras veces lo sientes, de cualquier manera puedes evitarlo y calmarlo instantáneamente seleccionando el producto para piel sensible adecuado para tu piel.

3. Rigidez. La textura de la piel escamosa, opaca, irregular y desigual es un signo visible de piel sensible. Estas irregularidades afectan la calidad general de la piel y pueden provocar malestar y angustia. La rigidez suele ir de la mano con la resequedad.

4. Resequedad. La piel seca es comúnmente un indicador visible y sensorial de piel sensible. Una barrera cutánea debilitada crea un sello ineficaz en la superficie de la piel que conduce a la pérdida de agua y a la deshidratación de la piel. Los productos adecuados para pieles sensibles restauran la hidratación natural de la piel e hidratan la piel de forma sostenible con el tiempo.

5. Tirantez. La sensación de que su piel está tensa y estirada es una sensación que las personas con piel sensible conocen muy bien. La tirantez es un indicador de que tu piel carece de humedad e hidratación y se siente incómoda si no se trata.