A través de una lámina ilustrada se darán a conocer algunas aves y especies que habitan el Valle de Quillota promoviendo la protección del patrimonio natural de la provincia. 

Un estudio sociológico medioambiental y láminas de observación de aves son la base del proyecto Aves del Aconcagua, el cual será presentado a la comunidad el próximo 6 de agosto de 2022, en el Centro Cultural Leopoldo Silva, Terraza Carlos Poblete, 3er piso a las 16:00 horas. Entrada Liberada. 

Este proyecto nace de la colaboración entre distintos actores del territorio, que pretende dejar un testimonio del patrimonio natural que existe en la provincia de Quillota y de quiénes están en constante cuidado y denuncia sobre las prácticas entorno al río y Valle del Aconcagua.

La iniciativa comenzó con entrevistas a las agrupaciones medioambientales de la provincia de Quillota para levantar testimonios y revisar el material bibliográfico existente, trabajo realizado por la socióloga Andrea Muñoz. Tras esto, se hicieron las observaciones de aves por parte del ornitólogo Rodrigo Reyes, lo cual dio paso a la creación de un catastro de las aves avistadas en los Humedales de Huairavo en Hijuelas, El Litre en La Calera, Humedal del 8 en La Cruz, Humedal Mayaca en Quillota y El Garreton en Nogales. 

Luego fue la selección de las especies a lustrar por la diseñadora gráfica e ilustradora Claudia Ortiz, y posteriormente, se culminó con el diseño gráfico e impresión de 5 mil láminas, las cuales serán entregadas gratuitamente, especialmente a las agrupaciones medioambientales. Usted puede asistir al lanzamiento y obtener una lámina.

“Me gustaría que muchas personas accedan a la lámina, que el proyecto tenga un buen alcance y se transforme en un hito Espero que despierte interés en las personas por generar más presión por el cuidado, no solo del río, sino que también de todo su entorno ecológico”, explica Gonzalo Olivares, diseñador gráfico y encargado del proyecto Aves del Aconcagua, quien agrega que “pretendemos que sea un insumo para las agrupaciones, que sea un elemento utilitario para sus actividades medioambientales”.

Corazón de Hueso

El proyecto es financiado con el Fondo Nacional de Desarrollo Regional FNDR y pudo concretarse gracias a la agrupación Reaprendiendo de La Cruz, que fue la facilitadora para conseguir los fondos. Las organizaciones que colaboraron en esta edición fueron Mujeres y Ríos Libres, Poyewn, Yucam Nativo y Aconcagua en Resistencia. También apoyaron el Centro Cultural Leopoldo Silva, Ecorestaura, Casa Nido Picaflor y Eurofrance.