Legó el tiempo de vacacionar, y para quienes tienen mascotas, viajar acarrea algunas complejidades, ya que deben decidir si tomarán un descanso con su mascota. En auto, bus, tren o avión, aquí dejamos todo lo que necesitas saber para trasladarte con tu mascota, ya que siempre habrá recomendaciones y leyes que se deben cumplir. En caso que decidas llevar a tu perro o gato contigo, debes tener en consideración algunas cosas para que la experiencia resulte grata.
Hay condiciones que deben darse para que los animales puedan acompañarnos durante las vacaciones, entre las cuales se encuentran legislaciones y reglamentos que debes cumplir para que tus mascotas no lo pasen mal y se transporten seguras. “Es importante conocer bien los requerimientos de cada especie y las características del medio de transporte en el que viajará. No es lo mismo salir en avión o en bus que en un auto”, comentó Eugenio Aguiló, veterinario y presidente de Kennel Club de Chile.
Aviones: ¿cabina o bodega? Una de las grandes interrogantes respecto a viajar con mascotas en aviones es saber dónde irán. Frente a esto, las principales compañías de Chile: Latam y Sky tienen una serie de normativas para que sus clientes se informen sobre esto.
A pesar de que ambas aerolíneas tienen reglas particulares, las dos dejan que perros y gatos viajen en la cabina junto a su dueño cuando son de tamaños pequeño y pesan entre 6 y 7 kilos, incluyendo la jaula o canil, que tiene que ser de un material blando. Además, exigen que estos animales tengan no menos de ocho semanas de edad para embarcarlos, aunque esto puede variar dependiendo del país de destino.
Tu destino entonces será muy importante a la hora de decidir si viajas o no con un animal, ya que dependerá de los requerimientos sanitarios de las autoridades del país al que vas. Para saber eso, puedes ingresar a este link y revisar las disposiciones sanitarias.
Algo a tener en cuenta es que, para que tu amigo de cuatro patas viaje contigo, debes solicitar al médico veterinario un certificado de no más de diez días de antigüedad desde la fecha del embarque, que acredite que el animal está en condiciones óptimas para realizar un viaje en avión.
Al respecto, Eugenio Aguiló, médico veterinario y presidente de Kennel Club de Chile, aseguró que “algunas mascotas pueden tener enfermedades que les impidan viajar largos tramos o que necesiten de un cuidado mayor. Lo mejor en estos casos es no exponerlos sin consultar primero con un profesional”.

 “No se debe sedar a perros ni gatos durante un viaje en avión y menos con medicamentos para humanos. Los anestésicos y preanestésicos pueden generar un paro cardiorrespiratorio si no se hace bajo supervisión y con los antecedentes de salud del ejemplar”.

Todas las aerolíneas exigen que los animales sean trasladados en jaulas o caniles de material blando o duro, dependiendo de si viajan en la cabina o en la bodega de la aeronave, y piden que estas tengan un suelo impermeable. Para esto, los profesionales entregan ciertos consejos que pueden ser útiles a la hora de elegir el contenedor para el traslado.
Patricio León, comenta que lo más importante es determinar el tamaño del animal. “Debemos medir al perro o al gato y comprar una jaula que debe ser entre 5 y 10 centímetros más alta que la mascota parada en sus cuatro patas. También, debemos fijarnos en la ventilación de la misma”, afirmó el profesional.
Finalmente, los perros o gatos más grandes que viajan en la bodega del avión deben ir en contendores duros y resistentes al viaje. En total, la jaula y el animal no deben pesar más de 32 kilos. Asimismo, las puertas no deben tener espacios que permitan que el ejemplar saque el hocico o las patas, ya que puede ser riesgoso para él. “En el mercado, existen bebederos que no producen derrames y que aseguran que la mascota va a tener un constante suministro de agua. Es fundamental que pueda hidratarse cuantas veces quiera”, indicó el veterinario.
Cualquiera sea el caso, te aconsejamos que consultes directamente en la aerolínea donde tienes el pasaje y que lo hagas con antelación.
¿Es recomendable el bus? La Ley del Tránsito, en su artículo 91, consigna que los animales pueden viajar en un bus, siempre y cuando “no molesten a los pasajeros o impidan la circulación por el pasillo del vehículo”. La normativa chilena no lo prohíbe, pero dependerá de cada compañía.
En el caso de Pullman Bus y Turbus, sus políticas prohíben el viaje de mascotas arriba de las máquinas, pero existen otras empresas que pueden permitirlo. En este caso, lo mejor es consultar particularmente en cada una de las líneas de buses para estar seguros de si se puede o no viajar en compañía de animales.
Sin embargo, Eugenio Aguiló dijo que en caso de que sea posible el viaje, lo más importante es tener en cuenta las condiciones en que el perro o el gato se trasladarán. “Los compartimientos de equipaje alcanzan temperaturas insoportables para las mascotas durante el verano, lo que podría tener consecuencias fatales sobre ellos”, puntualizó.
Este medio de transporte no es lo más aconsejable, y es ideal que las personas escojan otro en que el animal pueda estar más cómodo. “Creo que si se puede considerar otra opción, lo mejor es tomarla, ya que el bus puede ser muy incómodo para los animales”, manifestó Aguiló.
El auto es una buena opción. Los vehículos particulares pueden ser la mejor opción a la hora de viajar con nuestros amigos peludos, ya que podremos parar cuántas veces sea necesario y estar mucho más pendientes de nuestros animales. Pero es necesario que respetemos las normas que exige la Ley del Tránsito.
Dicha legislación, en el artículo 80, prohíbe el traslado de animales en los asientos delanteros y establece que deben viajar en caniles o con arnés de protección. Todo dependerá del tamaño del ejemplar y del auto en que se transportan. “Los arneses para viajar en auto deben servir para el tamaño del perro que se está llevando y comprarse en el comercio establecido. Por ejemplo, los que van al cuello son muy riesgosos”, comentó el veterinario etólogo, Patricio León.
Es importante además que estemos muy pendientes de la hidratación, ya que en verano los autos pueden alcanzar temperaturas extremas y los perros y gatos necesitarán un suministro de agua constante. “En ningún caso, ni por medio segundo, se puede dejar al animal solo adentro del auto. Los riesgos de hacer esto son altísimos y, lamentablemente, algunas personas lo hacen”, enfatizó León.
Si el viaje en auto es largo, deben hacer las paradas necesarias para que el perro pueda hidratarse, ir al baño y estirarse. “Siempre deben salir del auto con alguna sujeción, ya que al bajarse se pueden asustar, correr y cruzar la carretera”, asegura el veterinario.
Tren: toma todas las precauciones. El encanto del tren llama a muchas personas a preferirlo para sus vacaciones. Este medio de transporte permite animales, pero no deben pesar más de 9 kilos y ser transportados en caniles con dimensiones máximas de 60x45x47.
Además, exige que los animales que viajen estén sedados durante el trayecto. Respecto a esto, el doctor Aguiló manifestó que no es una práctica recomendable, sobre todo si la mascota no está bajo la supervisión constante de sus dueños. “En caso de hacerlo, es fundamental que se realice por un veterinario, con los fármacos y cantidades indicadas para el ejemplar, ya que es un procedimiento delicado”, aseguró el presidente de Kennel Club de Chile.

Analiza y prestar atención al comportamiento de tu mascota y prepárala para el viaje. “Un tiempo antes de comenzar el traslado, quizá unas dos semanas, podemos hacer que el perro o el gato entren a la jaula con la puerta abierta, y que entren y salgan cuando quieran. También, podemos alimentarlos dentro de la misma, ya que así no asociarán el contenedor con encierro”.